Huelga


Los controladores aéreos españoles comenzaron hoy cuatro días de paros parciales que podrían causar grandes alteraciones del tráfico aéreo, mientras comienza la temporada de vacaciones de verano.


Los paros estaban previstos entre las 10 de la mañana y el mediodía, y entre las 6 y las 8 de la tarde del lunes, y a las mismas horas del 10, 12 y 14 de junio.


El sindicato de controladores (USCA) convocó los paros para protestar contra las sanciones impuestas a sus miembros tras una huelga de 24 horas en 2010.


En un primer momento no había un cálculo exacto de los vuelos afectados en la primera hora de huelga del lunes, indicó un portavoz de la entidad que gestiona el tráfico aéreo en España, Enaire. Hasta 1,300 vuelos podrían verse afectados en total en el día de hoy, según se informó de manera extraoficial.


Los servicios mínimos impuestos por el gobierno, del 70% del personal, podrían minimizar el efecto de los paros. Sólo un puñado de vuelos en Madrid sufrió retrasos menores en el primer tramo de huelga.


La USCA decidió seguir adelante con la huelga después de que las negociaciones con Enaire la semana pasada terminaran sin acuerdo. Enaire señaló que no hay nuevas negociaciones previstas por el momento para resolver la disputa.


El gobierno español recurrió al ejército para controlar el espacio aéreo en diciembre de 2010, después de que los controladores convocaran una huelga ilegal por sus condiciones de trabajo, lo que cerró los aeropuertos españoles y dejó a 600,000 pasajeros en tierra antes de un feriado nacional. Fue la primera ocasión en la que España empleó el concepto de “estado de alarma” desde que el país regresó a la democracia en 1978.