Condena


José Jiménez, un dominicano graduado de médico en la República Dominicana y de 60 años de edad, fue condenado a una sentencia de 24 años a cadena perpetua en la Corte Suprema Estatal por la violación sexual a dos niños, ambos de ocho años, que ahora tienen 20.


Jiménez, fue condenado por el juez Gregory Lasak, ante el cual el convicto no mostró ningún remordimiento.


El médico ya retirado, trabajaba en Nueva York, extrayendo los órganos de víctimas fatales de accidentes y abusó cuando el menor tenía ocho años de edad.


“Estos son actos reprensibles y repugnantes”, le dijo el magistrado Lasak a Jiménez, dándole oportunidad a hablar antes de la condena, pero el galeno, no tomó la palabra ni siquiera para expresar arrepentimiento.


Una de las víctimas de los abusos habló durante la vista la sentencia y le dijo al violador que espera que “todo lo que vivas en la cárcel, sea un infierno para tu vida”. “Tus acciones me hicieron sentir horrible, deprimido y cínico”, añadió la víctima al enfrentarse al sentenciado.


“Lo que me hiciste para hacerme daño, me cambió la vida y siempre me pregunto ¿porqué yo?”, expuso el joven. Las violaciones, según la acusación, Jiménez las cometió entre el 2002 y el 2003.


Jiménez, subió al estrado para negar en el interrogatorio de la fiscalía, algunas de las confesiones que le hizo a la policía cuando fue arrestado.


Pero el juez dijo que las evidencias en su contra eran abrumadoras. “Los testimonios de las víctimas, fueron más que convincentes”, sostuvo el magistrado Lasak. El abogado que representó a Jiménez, alegó que el médico cometió los abusos, porque también abusado sexualmente cuando era un niño.


“Usted señor Jiménez, ha intentado achacarles parte de la culpa a sus víctimas que sólo tenían ocho años de edad y ahora están marcados por todas sus vidas”, sostuvo el juez. Jiménez fue declarado culpable por un jurado durante un juicio celebrado en diciembre del año pasado y condenado la semana pasada.