Abuso


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió hoy a los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) adoptar medidas inmediatas para acabar con la explotación de menores, con motivo de la celebración mañana del Día Mundial contra el Trabajo Infantil.


“Cuando el Estado tiene una sólida red de seguridad social que asegura asistencia para la cobertura de necesidades básicas a familias de bajos ingresos, se disminuye el riesgo de que niños y niñas sean explotados”, consideró en una nota el comisionado Paulo Vannuchi, encargado de la Unidad de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la CIDH.


La Organización Internacional del Trabajo (OIT) establece que las “peores formas de trabajo infantil” son todas las formas de esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, como la venta y la trata de niños, la servidumbre por deudas y la condición de siervo y el trabajo forzoso.


Esto incluye el reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados, para la prostitución, la pornografía o la producción y el tráfico de estupefacientes.


“La pobreza y el hambre ubican a los niños y niñas en una situación de mayor vulnerabilidad frente a todo tipo de explotación”, recuerda la comisión, organismo autónomo de la OEA, con sede en Washington.


“Reconocemos los esfuerzos realizados y los avances logrados en la región en relación con la pobreza y en materia de protección social, pero continúa habiendo desafíos”, añade la nota.


En este contexto, la comisión insta a los Estados a que difundan los derechos de los niños y tomen medidas para que todos los menores de la región puedan terminar al menos el ciclo de enseñanza primaria y puedan así formarse para tener un trabajo digno.