Chuck


El exfuncionario de la FIFA ‘Chuck’ Blazer dijo en un testimonio a una corte de Nueva York que recibió sobornos para adjudicar la sede del Mundial de 1998 en Francia y del 2010 en Sudáfrica.


Blazer era miembro del comité ejecutivo de la FIFA y en algún momento fue el segundo al mando en la Confederación de Asociaciones de Fútbol de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (Concacaf). Durante años, el dirigente estadounidense vivió en medio de lujos y no pagó impuestos ni presentó sus declaraciones.


“Entre otras cosas, acordé con otras personas alrededor de 1992 aceptar sobornos para la selección de la nación sede del Mundial de 1998”, dijo.


“Desde 2004 y hasta 2011, yo y otros miembros del comité ejecutivo de la FIFA aceptamos sobornos para la selección de Sudáfrica como sede del Mundial de 2010”, agregó.


Mira aquí la declaración oficial de Blazer ante la corte


Blazer es el personaje clave en un escándalo de corrupción en el órgano mundial del fútbol: grabó en secreto a los ejecutivos mientras hablaban de sobornos y otros negocios turbios.


Se declaró culpable en 2013 de delincuencia organizada, fraude por medios electrónicos, lavado de dinero, evasión fiscal y no reportar sus cuentas de banco en el extranjero, según las autoridades.


Acumuló 11 millones de dólares en ingresos no declarados, dijo Richard Weber, director de la División de Investigaciones Penales del Servicio de Recaudación Interna (IRS) de Estados Unidos.


Por eso se volvió informante del gobierno federal estadounidense y proporcionó documentos y grabaciones de reuniones con colegas de la FIFA a través de un llavero con un micrófono con el que grabó material relativo a las Olimpiadas de Londres 2012.


Según el diario neoyorquino Daily News, dos hombres (uno del FBI y otro del IRS) siguieron a Blazer una noche de noviembre de 2011, mientras viajaba en su motoneta por una banqueta de la Quinta Avenida en Manhattan. Lo alcanzaron y le dijeron cuáles eran sus opciones: ir a prisión por evasión fiscal o ayudarles con su investigación de corrupción en el fútbol.


“Podemos llevárnoslo esposado en este momento… o puede cooperar”, le dijeron a Blazer, según el diario.