Islas


China defendió la construcción de islas artificiales en las disputadas aguas del Mar del Sur de China, diciendo que la recuperación de tierra es “justificada, legítima y razonable”.


“Quiero reafirmar que esta construcción está dentro del alcance de la soberanía de China y es justificada, legítima y razonable”, dijo el domingo el almirante Jianguo Sun, subjefe del Departamento General del Ejército Popular de Liberación, en un foro regional de defensa en Singapur.


Sun agregó que la construcción no afecta a la libertad de navegación, de acuerdo con los comentarios realizados por la cadena estatal CCTV.


“A pesar de la evidencia histórica y legal suficiente y sus pretensiones indiscutibles de los derechos e intereses, China ha ejercido enorme moderación, haciendo contribuciones positivas a la paz y estabilidad de la región y del mundo en general”, dijo.


Los comentarios de Sun se produjeron un día después de que el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ash Carter, destacó a China como una fuente de inestabilidad en la región y pidió “el cese inmediato y permanente” de la construcción de islas en la zona en disputa.


“Estados Unidos está profundamente preocupado por el ritmo y el alcance de la recuperación de tierras en el Mar del Sur de China, la perspectiva de una mayor militarización, así como el potencial de estas actividades para aumentar el riesgo de conflicto entre los estados demandantes”, dijo Carter en la reunión anual, que se conoce como el Diálogo Shangri-La.


La ira se ha cocido a fuego lento sobre el Mar Meridional de China entre el gigante asiático y países vecinos, como Vietnam y Filipinas, que han discutido sobre las reivindicaciones territoriales existentes y los recursos naturales que se encuentran en la zona.


Mientras otros países también han reclamado la tierra en las aguas en disputa, Carter dijo que China había “ido mucho más lejos y más rápido”, al recuperar más de 2.000 hectáreas en los últimos 18 meses.


El mes pasado, un avión de vigilancia de Estados Unidos que llevaba un equipo de CNN voló sobre las islas artificiales, provocando ocho llamados de la armada china para retroceder. Los funcionarios estadounidenses están preocupados por la militarización de algunas de las islas.