caneros A 16 días de que concluya el Plan de Regularización de Extranjeros, cientos de cañeros volvieron a marchar ayer hasta la embajada de Haití en el país, en reclamo de que le entreguen los documentos que se requieren para acogerse a ese plan.


Los cañeros, quienes recorrieron desde la intersección de las avenidas 27 de Febrero con Máximo Gómez hasta la sede de la embajada, recibieron como única respuesta la realización de un posible encuentro con el embajador haitiano, Daniel Supplice, el próximo miércoles.


Una comisión, encabezada por Jesús Núñez, coordinador de la Unión del Trabajadores Cañeros de los Bateyes, fue recibida por el ministro consejero Fritz Dougé, quien aseguró que el embajador del vecino país se reunirá con ellos.


Núñez, al salir de la reunión, dijo que no se le especificó horario sino que se le informó que le llamarán para coordinar el encuentro.


Anunció que el próximo lunes en la mañana acudirán nuevamente al Ministerio de Interior y Policía, donde le informaron que le buscarían una solución especial al caso de los trabajadores de la caña, aunque todavía no han recibido respuesta.


Los cañeros, en su mayoría envejecientes, reiteraron que están desesperados por su situación, ya que al gobierno haitiano no le importa su estatus migratorio en el país.


Lucha
Presentando sus manos y piernas lastimadas por los largos años trabajando en la caña, los hombres y mujeres mostraron copias de solicitudes y recibos de pago por la cantidad de mil pesos de una entidad bancaria, papeles que deben depositar ante la embajada para adquirir los documentos y cogerse al plan.


“Yo duré 46 años trabajando en la caña”, dice José Víctor, mientras muestra sus manos atrofiadas a causa de un accidente en el 1990.


Al igual que Víctor, ciento de cañeros han realizado decenas de marchas y protestas en reclamo de pensiones y los documentos que solucionen su estatus migratorio.


Núñez reiteró que más de 50 mil trabajadores de la caña han sido olvidados por ambos gobiernos y que más de 10 mil han solicitado los documentos base para acogerse al plan (cédula, pasaportes y acta de nacimiento), y la embajada de Haití no los entrega.


“Nosotros creemos que el embajador tiene que que honrar su palabra de buscar una forma de entregar los documentos”, expresó.