Cadena


El dominicano Edwin José Alemany fue condenado el martes en la Corte Superior del Condado Essex de Boston, después de ser declarado culpable de 18 de los 19 cargos que se le imputan, entre ellos la violación sexual y asesinato de una mujer identificada como Amy Lord y los ataques a otras dos mujeres.


Alemany, cuyo abogado defensor alegaba que sufre de “estremecedoras perturbaciones mentales” y pidió liberarlo por “demencia”, no dijo una sola palabra durante la sentencia ni mostró remordimiento por los crímenes.


Su madre negó que él haya cometido el asesinato de Lord y los ataques a las demás víctimas.


Familiares de Lord estuvieron en el tribunal y lloraron amargamente mientras escuchaban los testimonios de las sobrevivientes de las agresiones de Alemany.


Parientes del condenado también asistieron a la lectura de sentencia y algunos de ellos lloraron.


La cadena perpetua no le permitirá nunca a Alemany, solicitar libertad condicional, por lo que tendrá que pasar el resto de su vida en una prisión estatal de Massachusetts.


Fue declarado culpable el lunes por un jurado, luego de un juicio de varios días en los que se escucharon los escabrosos testimonios de las víctimas y especialistas que depusieron y se enfrentaron respecto a la condición mental de Alemany.


La hermana de la muerta, Kimberly Lord, dijo que “jamás volveremos a ser los mismos sin la presencia de Amy”, en referencia al asesinato.


Alemany, según los fiscales secuestró a la víctima, cuando ella salía de su apartamento alrededor de las 6:00 de la tarde el 23 de julio del 2013.


La obligó a subirse al jeep Cheroke que él conducía y la llevó forzada a cinco cajeros de bancos para que ella sacara dinero y se lo entregara.


Luego, la llevó al área de la reservación indígena Stony Brook, donde después de violar, la asesinó de múltiples puñaladas.


Alemany también fue condenado por atacar a una mujer de 22 años de edad, mientras caminaba a lo largo de la avenida Old Colony y se dirigía a trabajar en un restaurante de la cadena Dunkin´s Donuts, antes de las 5 de la mañana del 23 de julio.


La golpeó, la tiró al suelo, y la arrastró a un estacionamiento, diciéndole que la mataría antes de huir a pie.


Unas 18 horas después de matar a Lord, Alemany atacó una tercera mujer cuando ella entró en su casa de la calle Doors, después de la medianoche del 24 de julio.


La apuñaló varias veces, pero huyó cuando ella gritó y llamó al 911.


Alemany se cortó con el cuchillo utilizado en ese ataque, fue detenido e ingresado en el Centro Médico Tufts donde él y la última víctima, quien lo identificó ante la policía, fueron tratados.


Después de la sentencia, la madre de Alemany habló brevemente fuera de la sala, con el argumento de que su hijo, que tiene un largo historial de enfermedad mental, necesitaba ayuda psiquiátrica y no ir a la cárcel.


“¿Qué es eso de ir a la cárcel sin hacer nada por él?”, dijo la madre sobre la sentencia a cadena perpetua de su hijo.


“No podemos dar a la familia de una víctima de asesinato lo que realmente quiere”, dijo el fiscal del distrito de Suffolk, Daniel F. Conley en un comunicado.


“Su ser querido se ha ido, arrebatado de ellos para siempre. Pero podemos encontrar justicia en su nombre a través de una investigación minuciosa y la persecución”., agregó el fiscal.


“Espero que la familia de la señora Lord y las víctimas sobrevivientes puedan tener alguna satisfacción respecto a que este acusado no le hará daño a otra mujer de nuevo, nunca más en su vida”, concluyó diciendo el fiscal Conley en un comunicado de su despacho.