Abinader


El candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luís Abinader, encabezó un mano a mano en la barriada Villa Francisca en el Distrito Nacional, en el inicio simultáneo del “Plan Victoria 16” y el programa de nuevas inscripciones anunciado por el PRM para fortalecer la alternativa del cambio en las elecciones del 2016.


En una actividad que inicialmente reunió a cientos de dirigentes y seguidores en el parque Enriquillo de la Avenida Duarte, el economista y empresario recorrió diversos tramos de las calles Ravelo, Yolanda Guzmán, Rafael Atoa, Humanitaria, Vicente Noble, Caracas, Doctor Betances, Francisco Henríquez y Carvajal, José Martí y Paris, donde concluyó la caminata.


Al conversar con periodista, Abinader describió la actividad como el arranque del Plan Victoria 16, que habrá de consolidar la tendencia del cambio que se percibe en el país luego que el Partido de la Liberación Dominicana impusiera una reforma constitucional, sonsacando la representación parlamentaria del Partido Revolucionario Dominicano y del Partido Reformista Social Cristiana, en una práctica antidemocrática que ha generado un amplio rechazo en la sociedad dominicana.


Tras señalar que el país ha comenzado a cambiar políticamente, se declaró convencido de que a final de este año su propuesta presidencial estará arriba en las encuestas y el PRM será la primera fuerza política del país.


Esa tendencia –apuntó Abinader- “se ha acelerado en las últimas semanas en la medida en que el PLD se reafirma como la continuidad de un modelo de gestión que insiste en repartir el presupuesto público por conveniencia politiquera, mientras se agudizan los grandes problemas que azotan a la población, incluyendo la inseguridad ciudadana, los apagones, la falta de agua potable, el desempleo, la corrupción administrativa, la impunidad, la crisis del transporte y la inequidad en la inversión pública.


Aseguró que mientras el PLD y sus nuevos aliados le ofrecen al país “más de lo mismo”, el PRM se consolida como la cabeza de una gran corriente política y social que reclama no solo una administración honesta y eficiente, sino también un Estado democrático, donde se respete la separación de los poderes para que el Presidente de la República no se convierta en un caudillo autoritario, sin el contrapeso necesario que garantice el Estado de Derecho.


Sostuvo que el compromiso primario de las fuerzas que promueven el cambio de rumbo en el 2016 es realizar un Gobierno decente y comprometido con el interés ciudadano, donde verdaderamente se trabaje para controlar la delincuencia a todos los niveles, la que se expresa en la calle y en las comunidades pobres y la que actúa con absoluta impunidad desde las alturas del poder.


El candidato opositor afirmó que los moradores y los dirigentes comunitarios de Villa Francisca le confirmaron que el Gobierno Central no ha construido ni una sola obra de infraestructura en la zona ni ha promovido ninguna iniciativa para mejorar las condiciones de vida de esa comunidad.