Marihuana


La marihuana es la droga que más se consume en Europa, donde la demanda de heroína se ha estancado, según el informe del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (Emcdda).


Las drogas ilícitas en Europa son más potentes y tienen un mayor grado de pureza. En dicho informe, se indica que el año pasado se detectaron en la Unión Europea dos nuevas drogas a la semana, con lo que ya suman un total de 450 las sustancias que la agencia europea controla. La cifra ha sufrido un aumento significativo debido al amplio número de drogas sintéticas disponibles.


“La complejidad del problema de las drogas es ahora mucho mayor, y muchas sustancias actuales eran desconocidas para los usuarios hace dos décadas”, dijo João Goulão, miembro del consejo de administración del Observatorio.


“Los límites entre las nuevas y las viejas drogas resultan más difíciles de definir ya que hay sustancias nuevas que cada vez imitan más las drogas controladas”, agregó.


Según el EMCDDA, unos 19,3 millones de adultos consumieron marihuana el año pasado. Durante la última década, el uso descendió en Alemania, España y Reino Unido, pero aumentó en Bulgaria, Francia, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Noruega.


La agencia señala asimismo que por primera vez hay menos gente que se acoge a los programas de desintoxicación de heroína (en 2013 fueron 23.000 personas, mientras que en 2007 fueron 59.000). A ello se suma que la cantidad de heroína que se incautó en el bloque en 2013 (5,6 toneladas) fue la mitad de la decomisada en 2002 (10 toneladas).


El informe se hace eco de las estimaciones de Naciones Unidas, que apuntan a un incremento de la producción de opio en Afganistán en 2013 y 2014. Como Afganistán suple gran parte de la heroína que se usa en Europa, uno de los efectos podría ser que hubiese más acceso a esa droga en el bloque.


El EMCDDA informa además de cómo se ha fortalecido el tráfico de heroína en la “ruta del sur”, que arranca en Irán y Pakistán y llega a Europa a través de los países de la península arábiga, así como el este, el sur y el oeste de África.


Aparte de que han aumentado las rutas y los métodos para el tráfico de opio, el director de la agencia, Wolfgang Goetz, destacó “el hecho de que partes cruciales del proceso de transformación de la heroína se lleva a cabo dentro de “Europa”.