sismoUn cable de la Embajada de los Estados Unidos en Santo Domingo, enviado al Departamento de Estado, en Washington, señala las provincias dominicanas que, según los estudios, están serio riesgo ante la eventualidad de un terremoto o sismo de gran magnitud.


El cable, numerado 000004 y fechado el 2 de enero de 2009, también indica que la mayoría de las construcciones dominicanas no están hechas siguiendo los parámetros de resistencia de los Estados Unidos, y por tanto son vulnerables a fuertes vientos de huracanes y a los terremotos.


Coincidiendo con los pronósticos que antes había dado el experto dominicano Rafael Corominas Pepín, el informe de la Embada de EE.UU expone: “En la República Dominicana muchos municipios clasifican como de alto riesgo sísmico”.


A seguidas señala que es de alto riesgo en la Isla Española la costa que va desde la región Noroeste hasta el extremo Nordeste, lo que incluye a las provincias Montecristi, Valverde, Santiago, Salcedo (Hermanas Mirabal), Espaillat, Duarte (San Francisco de Macorís), La Vega, María Trinidad Sánchez (Nagua) y Samaná. Asimismo, en la región Sur señala a San Juan, Independencia (Jimaní) y Bahoruco (Neyba).


“A los estadounidenses se les advierte que muchas de las edificaciones no están construidas siguiendo los códigos de los EE.UU para el viento y los sismos, y muchos, en especial las construcciones que tienen estacionamiento debajo (“pisos blandos”), pueden sufrir daños graves o colapsar durante un terremoto”, indica el informe.


Este cable forma parte de los más de 2 mil documentos sobre República Dominicana que una fuente del gobierno de Estados Unidos entregó al portal Wikileaks, que los ha puesto a disposición del público.


A continuación el texto de cable que se refiere al tema de los terremotos y huracanes. El cable también incluye los asuntos de la delincuencia y la seguridad ciudadana, además de la seguridad industrial, que trataremos en otra historia.


Preocupaciones específicas de esta delegación


A. Entorno.- La República Dominicana se encuentra en el centro del archipiélago de las Antillas, una ubicación que coloca a la isla en el camino de los fenómenos hidrometeorológicos. Estos fenómenos incluyen huracanes, tormentas tropicales, depresiones tropicales, además de otros desastres naturales como terremotos, sequías e inundaciones.


A los estadounidenses se les advierte que muchas de las edificaciones no están construidas siguiendo los códigos de los EE.UU. para el viento y los sismos, y muchos -En especial las construcciones que tienen estacionamiento debajo (“pisos blandos”)- pueden sufrir daños graves o colapsar durante un terremoto.


Terremotos


En la República Dominicana muchos municipios clasifican como de alto riesgo sísmico: Región noroeste de la isla hasta el extremo nordeste – Montecristi, Mao, Santiago Salcedo, Moca, San Francisco de Macorís, La Vega, Nagua y Samaná; en la sección sur de la isla – San Juan de la Maguana, Jimaní y Neyba.


Características geomorfológicas


Lo que más afecta a la República Dominicana es el paso de los huracanes, la exposición a los deslizamientos de tierra, inundaciones en zonas bajas y un área costera que es susceptible a la influencia de las marejadas.


De acuerdo con Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), la temporada de huracanes en el Atlántico es oficialmente del 1 de junio al 30 de noviembre, un periodo de seis meses que abarca más del 97% de la actividad tropical reportada en la cuenca del Atlántico.


Fuente: Acento.com.do