VientoEl Ejército nepalí ha aplazado a mañana el traslado de los cadáveres de seis estadounidenses y dos locales fallecidos en el accidente de un helicóptero de Estados Unidos que participaba en labores de rescate en Nepal, debido al fuerte viento en el lugar del siniestro, situado a 3.400 metros de altura.


“No logramos tener éxito por las extremas condiciones meteorológicas”, informó hoy el cuerpo militar nepalí en un comunicado, en el que se hizo eco del fuerte viento que esta jornada impidió el traslado de los cuerpos. Equipos del Ejército de Nepal y de la Infantería de Marina estadounidense retomarán mañana la operación en la remota zona del distrito nororiental de Sindhupalchok en que ocurrió el siniestro.


Los cadáveres de las ocho personas están “irreconocibles”, según indicó la misma fuente horas antes, cuando comunicó el hallazgo de los dos últimos cuerpos que hasta entonces permanecían sin ubicar. El aparato sufrió un accidente en la parte norte de la cresta de montaña de Kalinchowk, entre los distritos de Sindhupalchowk y Dolakha, donde fue encontrado con la información proporcionada por vecinos de la zona.


El helicóptero pertenecía a la Infantería de Marina y se había sumado a las operaciones de ayuda y rescate en Nepal de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos tras el terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter del pasado 25 de abril, que causó más de 8.000 muertos y miles de heridos.


El mismo día de la desaparición una nueva réplica de 7,3 grados golpeó la zona donde ocurrió el siniestro, una de las más azotadas por ambos seísmos, y provocó otros 136 muertos y 3.135 heridos, según el último balance de la Policía.