ojos-300x226Un equipo de científicos estadounidenses, franceses y dominicanos sometió a la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, de Estados Unidos)la primera fase del ensayo clínico del Innfocus MicroShunt, un implante ocular aprobado ya por la Comunidad Económica Europea para la cura del glaucoma.


La enfermedad, caracterizada por el aumento patológico de la presión intraocular, la falta de drenaje del humor acuoso y la degeneración del nervio óptico, afecta a 78 millones de personas y es la segunda causa de ceguera en el mundo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Los doctores Paul Palmberg y Richard Parrish, del Bascom Palmer Eye Institute, de Miami, Estados Unidos; Isabel Riss, del Centro de Glaucoma de Burdeos, Francia; y Juan Francisco Batlle Pichardo, de Centro Láser, en Santo Domingo, República Dominicana, lograron controlar la presión intraocular en 75 casos de glaucoma utilizando el revolucionario dispositivo médico.


La empresa estadounidense Innfocus, fabricante junto al Bascom Palmer del implante Microshunt, publicó en su sitio web (www.innfocusinc.com) que éste permitió una reducción de más de un 50 por ciento en la presión intraocular de los pacientes intervenidos.


La firma que dirige el empresario Russ Trenary espera que la fase final de los ensayos clínicos destinados a la FDA sea iniciada a fines de este mismo año.


Otro hallazgo de la investigación internacional fue que, en más del 80 por ciento de los casos, la presión intraocular se redujo a menos de 14mmHg, parámetro utilizado en el diseño del Innfocus Microshunt para prevenir la pérdida de visión en los pacientes con glaucoma.


Más del 70 por ciento de las personas a quienes se implantó el Innfocus Microshunt prescindieron del uso de gotas oftálmicas para controlar la enfermedad y se mantuvieron sin necesidad de ellas tras la intervención y durante los tres años de seguimiento.


De los 75 pacientes participantes en la investigación, 23 fueron operados y supervisados por tres años en Santo Domingo por el equipo quirúrgico de Centro Láser, encabezado por Batlle Pichardo, quien documentó en una publicación del Bascom Palmer Eye Institute que sólo uno de los casos necesitó de gotas para controlar la presión intraocular.


Leer el artículo completo: Proceso.com.do