IrakLas fuerzas iraquíes atacaron este sábado al grupo yihadista Estado Islámico (EI) al este de Ramadi, en su primera respuesta militar desde la caída de la capital de la provincia de Anbar hace seis días. El EI consiguió una serie de victorias en Irak y Siria desde la toma de Ramadi el 17 de mayo, conquistando nuevos territorios y un puesto fronterizo, que le permitieron extender su zona de influencia.


Estados Unidos, líder de la coalición internacional que bombardea a los yihadistas en ambos países desde hace más de nueve meses, reconoció varias “derrotas” y juzgó necesario revisar su estrategia. Cerca de Ramadi, la capital de la mayor provincia de Irak, situada a 100 kilómetros al oeste de Bagdad, las tropas iraquíes lograron reconquistar posiciones del EI, según los comandantes de la operación.


“Las operaciones militares para liberar Husaybah, a siete kilómetros al este de Ramadi, han comenzado”, dijo a la AFP desde el frente un coronel de la policía iraquí, que quiso permanecer en el anonimato. “Hasta ahora, se ha liberado la comisaría de Husaybah, así como sus alrededores. La operación logra avances significativos”, explicó.


El coronel de policía precisó que la policía local y federal participaban en la operación, así como la fuerza de intervención rápida del ministerio del Interior, soldados del ejército iraquí, fuerzas paramilitares chiitas de las Unidades de Movilización Popular y combatientes tribales.


Las principales milicias de estas Unidades desempeñaron un papel clave en exitosas operaciones contra el EI en diversas zonas al norte de Bagdad, pero se las ha acusado de cometer abusos y de llevar a cabo ejecuciones sumarias. “En estos momentos, los Hashed al Shaabi (nombre árabe de las Unidades de Movilización Popular) son la mejor apuesta para Abadi. No creo que tenga varias opciones”, dice Ayham Kamel, director del grupo Eurasia para Oriente Medio y África del Norte.