FifaRusia negó hoy que la detención de siete altos responsables de la FIFA por corrupción pueda dejarle sin el Mundial de fútbol de 2018, cuyo proceso de elección ha sido puesto en duda por el escándalo.


“Todos esos comentarios de que Rusia puede perder el estatus de organizador del Campeonato Mundial en 2018 no tienen ninguna base. Por definición, eso no ocurrirá nunca”, dijo Ígor Ananskij, jefe del comité de Deportes de la Duma o cámara de diputados de Rusia.


El diputado subrayó que este escándalo, “en ningún caso, afecta directamente a Rusia”. Tanto el ministro de Deportes, Vitali Mutkó, como el jefe del comité organizador de Rusia 2018, Alexéi Sorokin, se encuentran en el hotel de Zúrich en el que fueron detenidos los funcionarios de la FIFA.


“Si nos interrogan, qué podemos hacer. Ellos (los policías) se encuentran en el hotel. La situación es desagradable. Por el momento, la policía suiza no se ha dirigido a mí. No sé qué ocurrirá más tarde”, dijo hoy Muktó a la prensa local.


Anteriormente, el ministro ruso negó que los detenidos tuvieran relación alguna con la campaña para elegir la sede del Mundial de fútbol de 2018. “Yo no dispongo de toda la información, pero a juzgar por la lista de los detenidos, no tienen relación con el campeonato del mundo de 2018 ni tampoco con la elección de Catar”, que albergará el Mundial de 2022, agregó.


Mutkó, que es miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA y reiteró ayer mismo el apoyo de Rusia al suizo Joseph Blatter como presidente del organismo en las elecciones del próximo viernes 29 de mayo, matizó que las acusaciones aún tienen que ser demostradas. “Lo más seguro es que se trate de alguna clase de caso de corrupción de 2009 y demás”, dijo.


Mientras, el jefe del Comité Nacional Anticorrupción de Rusia, Kiril Kabánov, opinó que el escándalo sí puede ser utilizado contra la celebración del Mundial, que debería celebrarse dentro de tres años por vez primera en Europa del Este. “Si se consigue sacar adelante jurídicamente esta historia de soborno de funcionarios y entonces declarar que el procedimiento fue ilegal, podría jugarse esa baza”, comentó.


El Ministerio de Justicia y Policía de Suiza confirmó hoy la detención esta madrugada por cargos de corrupción de siete altos responsables de la FIFA en Zúrich. Las autoridades helvéticas indicaron que se prevé su extradición a Estados Unidos, donde una fiscalía de Nueva York les investiga por haber aceptado sobornos y comisiones desde principios de los noventa hasta la actualidad.