MilagroEn el mismo lugar donde se encontraba su vivienda antes de que la feroz avalancha de Salgar se la llevara, el pequeño Dioser Díaz, de once meses de nacido, fue hallado con vida este lunes en medio del lodo, las piedras y los palos.


Los rescatistas lo encontraron guiándose por su llanto. El bebé estaba lleno de barro y aprisionado con un colchón detrás de su cuna. Dioser es un milagro de vida y un símbolo de esperanza, considerando que fue uno de los únicos sobrevivientes de su familia: 14 de sus seres queridos murieron.


“Para mí él es mi hijo, pues me dice ‘ma’; y con todo este dolor que me parte el alma por la pérdida de mis otros seres queridos estoy feliz porque esté bien”, relató Sandra Rincón, prima del pequeño Dioser, al diario colombiano El Tiempo.


Esta historia tiene un desenlace feliz, pues el bebé, que había sido trasladado al hospital, ya fue dado de alta y entregado a su abuela, que se encargará de sus cuidados.