ReformaLa situación por el proyecto de reforma constitucional que habilitaría la reelección presidencial está “al rojo vivo”, por las posiciones radicales a favor y en contra entre los legisladores, así como entre la dirigencia del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), por lo que ya hay quienes, dentro de la propia organización oficialista, advierten que esta crisis puede llevar al partido morado a la división y por ende a perder el poder.


Este domingo, el miembro del Comité Político del PLD, Franklin Almeyda Rancier, plateó como una solución al impase, que el presidente Danilo Medina pida a los 13 senadores que sometieron el proyecto de reforma constitucional, retirar la pieza para que vuelva a ser discutida en el seno del Comité Político.


Consideró que una vez ahí se buscará un consenso en torno a ese tema como dijo ha sido habitual en el alto organismo de dirección peledeista desde su fundación. Asimismo, en sus fuertes declaraciones, Almeyda, calificó de “prepotentes” las amenazas de algunos miembros de ese alto órgano de dirección del oficialista partido, contra los legisladores que se oponen a la modificación constitucional.


Tras recordar que luego de votada la Carta Magna del 2010, los partidos políticos quedaron constitucionalizados, “por lo que ya sus dirigentes no pueden hacer lo que a ellos le dé la gana”. Almeyda aclaró que no es el presidente Danilo Medina, ni el expresidente Leonel Fernández que tienen “la llave” para resolver la crisis que enfrenta el PLD.


“La llave se rompió y, por lo tanto, la cerradura hay que abrirla y eso está en mano del alto organismo de dirección peledeista”, sentenció el alto dirigente entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´AGENDA. Advirtió que esta crisis puede llevar al partido morado a la división y por ende a perder el poder.


“La disciplina en el PLD es un acto consciente, distinto a como sucede en las iglesias y en las instituciones militares”, dijo. Para algunos analistas, esta situación podría traer consecuencias desbastadora para ambos líderes en términos político, una vez que se profundicen al extremo las contradicciones, por esa razón, se habla de una posible división en todos los estamentos de esa organización.