PresidenteEl presidente estatal del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en Nueva York, Francisco Cortorreal (Frank), dijo que el acuerdo anunciado este jueves entre las principales fuerzas de la organización garantiza su unidad, y llamó a los peledeístas a sumarse a la campaña para mantener en el poder al presidente Danilo Medina en 2016.


Cortorreal, quien es jefe de la Misión Permanente Dominicana en la ONU, dijo: “Respaldamos en toda su extensión el acuerdo arribado por los compañeros presidente del PLD, Leonel Fernández y el compañero Presidente de la República, los miembros del Comité Político (CP) y los senadores, para rubricar el proceso de reforma a la Constitución”. Añadió que el acuerdo “sella la unidad del PLD y trae tranquilidad al país y a nuestro partido en lo que tiene que ver con el buen desarrollo de la política que está implementando el compañero Danilo Medina como presidente”.


El presidente estatal del PLD señaló que “nuestra seccional se siente una vez más, identificada y orgullosa de la dirección política nuestra a través del CP”.Felicitó a Fernández, Medina, al CP y a todos los que hicieron posible el acuerdo “para beneficio de la república y del partido.


Cortorreal llamó a los peledeístas seguidores de Leonel a sumarse a la campaña electoral que se avecina y recordó la frase de Juan Bosch en el sentido de que “nunca, jamás, se debe perder la confianza en el partido”. Expresó que “como militantes, todos los miembros del partido, tal como establece el centralismo democrático, deben acatar las decisiones de los organismos superiores”.


“Llamo a todos los compañeros, independientemente de cuál haya sido su posición individual, a aceptar las decisiones, apoyar y hacer todo lo que esté a su alcance para que lo decidido por los organismos superiores, sean llevadas a cabo”, expresó.


Cortorreal señaló que “se impuso la unidad del partido y el bienestar del país, para bien del futuro de la República Dominicana”. Concluyó diciendo que invita a todos sus compañeros a unirse nuevamente en una jornada de lucha para retener el poder “y seguir haciendo lo que nunca se había hecho”.