AumentoPor quinta ocasión terminó la reunión del Comité Nacional de Salarios (CNS) sin ningún tipo de acuerdo que permita a los trabajadores del sector privado no sectorizado beneficiarse de un incremento de sueldo. Esta vez, por lo menos, los empresarios fueron capaces de ofrecer un 8.92% de aumento frente al 30% que había demandado el sector de los trabajadores.


Sin embargo, el punto que inicialmente provocó el tranque en las discusiones (reclasificación empresarial), se mantuvo como protagonista en la propuesta que hacen los empresarios, quienes condicionan su porcentaje de aumento, el cual consideran atractivo, a que los sindicalistas acepten previamente la readecuación de algunas empresas, para que se les permita tener un salario mínimo inferior al que tienen actualmente.


Ayer, los patronos, los trabajadores y el gobierno se reunieron por tres horas y media tratando de consensuar dos propuestas que distan mucho una de la otra. Mientras los sindicalistas bajaron de 30% a 25% su propuesta de aumento salarial, tratando de flexibilizarla para que sea aceptada por su contraparte, los empresarios se mantienen firmes, al declarar que la reclasificación es una parte integral de su propuesta.


No obstante, los empleadores, representados por Joel Santos, presidente de la Confederación Patronal Dominicana (Copardom), han expresado que están dispuestos a flexibilizar su propuesta, a fin de llegar a un acuerdo lo más pronto posible que permita un aumento salarial en el sector privado.


Pero luego de varios encuentros bilaterales, en los que uno de los tres sectores siempre quedaba fuera, y a través de los cuales no se llegó a ningún acuerdo, se decidió aplazar la sesión del CNS para el próximo miércoles 20 de este mes.


Este aplazamiento fue aceptado por los trabajadores, pero amenazaron que de no llegarse a un acuerdo la próxima semana, al finalizar la reunión los sindicalistas estarían colocando fechas para llevar a cabo su plan de protestas para forzar a los patronos a otorgar el aumento salarial que demandan los trabajadores. “Hubo muchas reuniones bilaterales, pero no se pudo avanzar en lo que nosotros consideramos, porque ellos propusieron casi un nueve por ciento de aumento, y cuando propusieron ese nueve por ciento lo ataron a la reclasificación de las empresas, y ustedes saben que nosotros hemos dicho que no aceptamos la reclasificación, porque eso sería sacar a muchas empresas medianas y grandes del aumento, y que figuren con salarios menores en la tarifas, entonces sería una rebaja en lugar de un aumento”, afirmó Rafael (Pepe) Abreu, presidente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS).


En tanto que el presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD), Jacobo Ramos, quien también estuvo representando el sector sindical en el CNS, junto a Abreu y a Gabriel del Río Doñé, secretario general de la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC), aseguró que el movimiento sindical sólo esperará hasta el próximo miércoles, o de lo contrario estarían anunciando su plan de lucha.


“La paz laboral no depende sólo de nosotros los trabajadores, depende de ellos (los empresarios), y depende del gobierno, pero si ellos mantienen una posición cerrada, y el próximo miércoles no hay salida a esta propuesta de salarios, entonces la mesa sindical se va a reunir para tener claramente cuáles son las acciones que vamos a tener para defender el derecho a la vida, el derecho a comer y mejorar las condiciones de nuestra clase trabajadora”, indicó Del Río.


Manifestó que la posición que mantiene el sector empleador lo que busca es extender el tiempo de conocimiento del aumento salarial, pero manifestó que esa acción de los empresarios no tiene sentido, porque los trabajadores estarán exigiendo la retroactividad del aumento.


Joel Santos explicó que el 8.92% ofertado por los empresarios representa más de cinco puntos porcentuales por encima de la inflación acumulada a este período.