GuatemalaEl Parlamento de Guatemala fracasó ayer en su segundo intento de elegir al nuevo vicepresidente del país, después de que las fuerzas minoritarias aseguraran que no iban a ser responsables de una elección “precipitada” que diera continuidad al “corrupto” sistema actual.


Por el disenso, el Congreso decidió aplazar para este jueves el debate sobre la elección de la persona que asumirá la segunda magistratura del país, tras la renuncia el viernes pasado de Roxana Baldetti, supuestamente involucrada en un caso de fraude fiscal y aduanero.


La Presidencia informó ayer también que este jueves el Congreso recibirá una nueva terna de parte del presidente Otto Pérez Molina tras la renuncia a la candidatura presentada ayer por el diputado del gobernante Partido Patriota (PP) Oliverio García Rodas. Su sustituto será el magistrado de la Corte de Constitucionalidad Alejandro Maldonado Aguirre, quien aceptó este miércoles en la noche ser el nuevo postulante tras un encuentro mantenido con el mandatario guatemalteco.


En el debate que se produjo en la sede del Órgano Legislativo, los dos partidos mayoritarios, el gobernante Partido Patriota (PP) y el opositor Libertad Democrática Renovada (Líder), expresaron su intención de realizar este mismo miércoles la votación para cumplir con lo que consideraron una obligación.


No obstante, el diputado de Unión Nacional de la Esperanza (UNE) Mario Taracena indicó al pleno que su formación votaría en contra de la terna propuesta por el presidente Otto Pérez Molina porque el pueblo “no la quiere” y hay que “escuchar” el clamor social.


Sostuvo que la persona que ocupe la Vicepresidencia de Guatemala debe de ser honesta e independiente, ya que, a su juicio, es necesario “oxigenar el sistema” con una actitud inteligente, con criterio y comprometida con eliminar la corrupción.


Antes de conocerse la renuncia de García Rodas, Taracena afirmó que los tres candidatos de la terna eran cercanos al Gobierno y, según el diputado, no tienen buenos perfiles, pero mañana, agregó, “podría venir” un hombre que sí sea idóneo para el puesto.


“Me opongo a que se elija entre esta terna y pido que se elija una nueva que responda a ese clamor popular que está en la calle (…). Una persona, que por lo menos, no esté ligada a los intereses de este Gobierno”, insistió hoy en el pleno Mario Torres, de la UNE.


Las otras fuerzas minoritarias del Parlamento compartieron la opinión de que los tres candidatos presentados hasta ese momento para ocupar la Vicepresidencia eran continuistas del Gobierno actual. Según confirmaron a Efe fuentes del Congreso, la Constitución no recoge que otro organismo, ente o institución pueda presentar una nueva terna, además del presidente del país.


La terna ahora está compuesta por Adela de Torrebiarte, comisionada presidencial para la Reforma Policial; Adrián Zapata, secretario ejecutivo del gabinete de Desarrollo Rural, y el magistrado Maldonado Aguirre, quien sustituye a García Rodas tras su renuncia.


García Rodas había entrado a ocupar la postulación inicial de Carlos Contreras, ministro de Trabajo, removido de la terna por confusiones sobre su idoneidad mientras ejerce funciones ejecutivas. Aunque los grupos minoritarios dilatan la elección, el diputado del opositor Líder Roberto Ricardo Villate sostuvo que era de importancia tomar pronto una decisión. “Hay un grupo al que le interesa romper el sistema, porque trae ganancias a los narcos, que hacen la fiesta cuando hay vacíos de poder como este”, aseguró.


Antes de la sesión de este miércoles, el diputado del PP Gudy Rivera anunció que su formación no negociaría con ningún partido la elección del nuevo vicepresidente y que los diputados oficialistas dividirían en partes iguales sus sufragios para apoyar a los tres candidatos y no incidir en el resultado final.


El presidente del Congreso, Luis Armando Rabbé, anunció que, por falta de consenso, la sesión continuaría el jueves a las 10.00 hora local (16.00 GMT). A la salida del hemiciclo, Rabbé lamentó “el circo” que, dijo, se está formando con la elección del nuevo vicepresidente.


El Congreso entra en período extraordinario el próximo viernes, por lo que antes de esa fecha deberá tomar una decisión. Después, solo se celebrarán sesiones extraordinarias a las que se prevé que será improbable la asistencia de todos los diputados.


A las puertas del Congreso, una decena de manifestantes se congregó para mostrar su discordancia con la terna por ser afín al Gobierno, salpicado por casos de corrupción vinculados a altos funcionarios públicos.