invadirLas Fuerzas Armadas y Fernández Domínguez


Mientras la diplomacia desempeñaba su papel, el gobierno dominicano alertaba a su ejército a la espera del cumplimiento por parte del gobierno haitiano del emplazamiento que por 24 horas le había hecho el gobierno dominicano para proceder a retirar a los soldados ubicados en el patio de la Embajada Dominicana.


El Ejército de la República Dominicana se acuarteló y las tropas comenzaron a movilizarse hacia la frontera bajo el mando del teniente coronel del Ejército Nacional, Rafael Tomás Fernández Domínguez, soldado leal y de la estrecha confianza del presidente Juan Bosch.


Las tropas dominicanas de infantería estaban compuestas por tres columnas: la del Norte y del Centro, asentadas en Dajabón y Elías Piña eran tropas de distracción. En Jimaní, al sur de la frontera en dirección a Puerto Príncipe, estaban las tropas de penetración o ataque, comandadas por el coronel Fernández Domínguez.


La prensa se presentó al área de operaciones y ante las preguntas de un corresponsal extranjero, el comandante Fernández Domínguez declaró que estaba preparado para ocupar Puerto Príncipe y liberar nuestra embajada tan pronto recibiera la orden del Presidente de la República, Juan Bosch.


Operación mangú


Los oficiales encargados del personal, de inteligencia y de logística hacían sus apreciaciones. Basado en estos informes, calificados como SECRETOS, el comandante Fernández Domínguez reunía su plana mayor y hacía una evaluación general de la situación, para preparar su orden de operación que denominó: “Operación Mangú”.


El estado mayor del comandante del batallón


Los oficiales encargados de Personal, Logística e Inteligencia preparaban un informe al comandante del Batallón. Cada uno de ellos era un experto en su área. El 1er teniente Adriano Medina Trinidad, era Encargado de Personal y Órdenes (S-1); el 2do. teniente Rafael Juan José Díaz Acosta, hacía la Apreciación de Inteligencia (S-2), y Cepeda (S-4), presentaba la Apreciación Logística.


El mayor Miguel Ángel Álvarez Belén, fungía como auxiliar del comandante. La responsabilidad del movimiento de tropas, así como el resultado de la operación militar recaería sobre el comandante Fernández Domínguez, a partir del momento en que el presidente de la República diera la orden de atacar.


Los informes revelan la buena preparación que para este tipo de contingencia tenían estos oficiales a pesar de los escasos recursos de que disponían las Fuerzas Armadas de entonces.


tanque


El siguiente documento describe que todo estaba listo para tomar la capital haitiana, Puerto Príncipe, tan pronto como el presidente Bosch diera la orden:


SECRETO. Batallón “F.R.S.” Jimaní, R. D. 051530 de mayo 1963.


Apreciación de INTELIGENCIA. No. 001


Referencias: Mapa de la zona fronteriza. Escala 1: 200,000


(1.- Misión: Tomar objetivo ” PUERTO PRÍNCIPE” , República de Haití


2.- CARACTERÍSTICAS DEL ÁREA DE OPERACIONES


“El ejército haitiano no ha hecho intento alguno de avanzar hacia nuestro territorio; interrogaciones hechas a prisioneros de guerra indican que los haitianos no están planeando ningún tipo de operaciones o incursiones hacia nuestro territorio. “Las unidades del Ejército Nacional dominicano destacado a lo largo de la línea fronteriza no han entablado ninguna clase de combate con unidades haitianas. No se ha efectuado reconocimiento aéreo por parte nuestra.


“Toda falta disciplinaria, cobardía, deserción, así como las demás enumeradas en el Código de Justicia de las FA frente o no al enemigo, serán sancionadas severamente. “Todo acto de valor, arrojo y coraje frente al enemigo en defensa de la integridad de nuestra patria, por parte de nuestras tropas, será estimulado con ascensos y condecoraciones.


“Se prohíbe terminantemente atentar contra la vida, salud y moral de los prisioneros de guerra “El comandante dispone que las raciones para el personal sean servidas bien condimentadas, abundantes y calientes.


“En Malpase teníamos una compañía de avanzada, a unos 3 kilómetros de Jimaní, preparada para entrar en acción pero, los soldados se quejaban de las plagas que habían allí. Se lo informé al coronel y él me autorizó a hablar con el gobernador, que nos permitió que durmieran en el edificio de la gobernación”.


Documentos Oficiales


Doc1


 


Doc3


Doc4


Doc5


Doc6


Doc7


Fuente: Acento.com.do