DominicanoLas autoridades han fijado una recompensa de $25.000 dólares por información sobre el paradero del asesino del adolescente dominicano Christopher Durán, de 14 años de edad y ultimado de cuatro balazos, uno de ellos en la cabeza, el viernes en Bronx, cuando se dirigía a su escuela.


Los investigadores han difundido la imagen del sospechoso al que describen como hispano, quien se acercó a la víctima y sin mediar palabras, le disparó de cerca. Uno de los balazos fue por la espalda. Los padres de la víctima son nativos de Moca en la República Dominicana.


“¡Mami, mami!”, gritaba el muchacho mortalmente herido, según confirmaron testigos presenciales del homicidio. Los investigadores dijeron que revisan el video en el que aparece el tirador matando a Durán y describieron las imágenes como perturbadoras. El jefe de detectives del Departamento de Policía (NYPD), Robert Boyce, confirmó la existencia del video.


El alto oficial dijo que Durán había sido arrestado cinco veces, algunas de ellas por posesión ilegal de armas de fuego y recientemente publicó la foto de una pistola Smit & Wesson en su página facebook, que los investigadores dieron a conocer el sábado.


También tenía récords judiciales por posesión de un cuchillo, asalto y agresión. Los investigadores que la muerte del menor fue en venganza para cobrarle un “problema” a su hermano de 18 años de edad y un prominente miembro de la pandilla “280” de El Bronx.


Pero el padre de la víctima, Christian Durán negó que su hijo estuviera involucrado en alguna pandilla y aseguró que su hijo “no era un criminal”. “Me lo mataron a tiros, con uno en la cabeza y otro en la espalda”, dijo el padre dominicano sin poder contener el llanto a reporteros de medios locales.


José Mendoza, tío del muerto, dijo que Durán nunca salía con nadie, siempre estaba tranquilo y no hacía nada malo. “Tengo el corazón roto”, agregó Mendoza en medio del llanto. “Lo único que queremos saber es quien lo hizo y porqué lo hizo”, reclama Mendoza de 29 años de edad. Stephanie Guzmán, prima de la víctima, señaló que la madre del muchacho asesinado está tan devastada que “se está volviendo loca”. Añadió que Durán, “era un buen muchacho que le gustaba pasar el rato con sus amigos”.


Durán subió la foto de la pistola a facebook el 14 de marzo del 2012 y el 27 de diciembre de ese mismo año, publicó fotos en las que parecía hacer señales distintivas de algunas pandillas, según los investigadores. La policía cree que el asesinato pudiera estar relacionado con enfrentamientos entre gangas rivales. En el momento de asesinarlo, caminaba a su escuela con un hermano menor y otro niño, dijeron sus familiares.


La policía confirmó que fue muerto de tres balazos en la parte superior del cuerpo y uno en la cabeza a las 8:25 de la mañana, en la avenida Sheridan, cerca de la calle 167 Este en el Sur de El Bronx. Corriendo a la escena del crimen, la madre de Durán gritaba “¡Oh Dios mío, oh Dios mío… mi hijo!”.


El dominicano Gerardo Moreno que vive en las inmediaciones de donde mataron a Durán, dijo que escuchó seis disparos y corrió escaleras abajo para ver qué pasaba. “El siempre estaba sonriendo, lo conozco desde que tenía 11 años”, añadió Moreno. En la Academia Sheridan de Líderes y Familia, próxima a la escena del homicidio, donde los estudiantes fueron alejados de las ventanas y todas las entradas fueron aseguradas.


Durán estudiaba en la escuela intermedia 206, situada a unas dos millas. La muerte del menor es el asesinato 120 en lo que va de año en Nueva York, mientras que para la misma fecha del 2014, se perpetraron 102.


Mientras la policía trata de aumentar su fuerza para combatir crimen, la delincuencia y el narcotráfico, el alcalde Bill de Blasio, dice que no es necesario porque el índice de criminalidad se ha reducido en un 7% en toda la ciudad, con una disminución del 10% en proyectos de viviendas públicas, en las que el crimen se situaba en un 31% entre el 2009 y el 2013.