Carcel


Un joven británico fue condenado hoy a ocho años de cárcel por haber intentado convencer a un adolescente con autismo leve para que decapitara a un soldado en Londres, según determinó hoy un tribunal de la capital británica.


Kazi Islam, un londinense de 19 años, fue condenado por la corte penal de Old Bailey (Londres) por planear un acto terrorista.


El joven intentó convencer a su amigo Harry Thomas, de su misma edad y que sufre el síndrome de Asperger, de que comprara los materiales necesarios para fabricar una bomba casera y atacara a un soldado británico con un cuchillo de cocina.


Islam se inspiró en el asesinato del soldado Lee Rigby, asesinado a machetazos en 2013 por dos radicales islámicos cuando caminaba en las cercanías de un cuartel militar en el sur de Londres.


Thomas, al que su amigo incitó a llamarse Haroon en lugar de Harry, no logró comprar los materiales para la fabricación del artefacto y le dijo a “unos cuantos colegas” lo que estaban planeando.


El magistrado Richard Marks sostuvo en su sentencia que el trato de Islam hacia Thomas fue “tan cruel como manipulador”, puesto que el adolescente era “un joven muy vulnerable”.


Durante la vista, el joven negó el delito alegando que necesitaba los materiales para un “experimento en radicalización”.


El tribunal de Old Bailey finalmente lo condenó hoy a ocho años de cárcel, sentencia que deberá cumplir en un centro para jóvenes delincuentes.