MejiaTras analizar la alocución del expresidente de la República y presidente del Partido de la Liberación Dominicana, (PLD), Leonel Fernández, el pasado lunes, sobre la reforma constitucional y la reelección presidencial, el Movimiento Izquierda Unida afirma que no cuestiona la validez de los argumentos del presidente del PLD, pero que su actitud evidencia la falta de voluntad política que ha prevalecido entre los dos principales líderes de este partido.


Explicó que esta situación genera mayor incertidumbre en el propio partido y en la sociedad dominicana, pese a que el mismo Fernández al iniciar su discurso, expresa: “estoy consciente de que debido a las tensiones suscitadas por el intento de reformar la Constitución de la República con el propósito de hacer posible la reelección presidencial, hay mucha intranquilidad y nerviosismo en distintos sectores de la vida nacional, y mucha ansiedad dentro del Partido de la Liberación Dominicana.”; cuando lo que ha debido prevalecer es un intento de diálogo.


“La posición de Leonel Fernández para defender la reforma a la Constitución mediante la figura del Referéndum Aprobatorio, conforme al artículo 272 de la Carta Magna, es un derecho que le asiste como parte del liderazgo político de su partido y consecuentemente del país, pero el momento y en la forma que lo plantea se pone de manifiesto una visión individualista sin sentido de colectividad, violentando incluso una posición institucional, cuando ha debido el liderazgo de ese partido buscar una solución al más alto nivel, como garantía a su militancia; esto pone de manifiesto además, el inicio de una profundización de la crisis en el PLD”, abundó.


Dijo que lo que ha podido ser un tema de reflexión, diálogo y debate conjunto a lo interno de ese partido, hoy se puede convertir en un factor combustible de su crisis interna, una crisis que en el curso que va tomando afecta significativamente el desarrollo del proyecto de Nación, la dinámica democrática como esencia del sistema de partidos; aleja cada vez más las posibilidades de un diálogo abierto y de respeto, como garantías de que el pueblo dominicano pueda seguir avanzando en su desarrollo, teniendo como esperanza en la conducción del Estado dominicano al PLD y el Bloque Progresista, para garantizar la victoria el 15 de mayo del próximo año.


La construcción de consensos y unificación de criterios, precisamente, como lo invocaría el líder histórico de ese partido, Juan Bosch, ha debido y debe imponerse, con verdadera voluntad política, para invertir la actual situación y evitar que siga pasando de compleja a complicada y de ahí, a irreversible, asemejándose la conducta a la de sectores de la oposición que sólo saben dirimir sus diferencias a base del desorden, el caos y el circo político público.


“Reiteramos, que no cuestionamos la validez de los argumentos de Leonel Fernández, quien además es abogado, le reconocemos como cientista social de amplia trayectoria política, pero no ha sido promotor de la buena comunicación para el diálogo; más bien lo que se ha producido es una especie de competencia de liderazgo, quien tiene más quien menos, sin preocuparse por buscar una salida institucional”, manifestó.


Dijo que como Movimiento Izquierda Unida, aliado al partido de Gobierno, han mantenido una postura de prudencia y de llamado permanente al diálogo, pero dice que ven con preocupación que la situación está tomando un curso de consecuencias impredecibles, donde parece haberse perdido la capacidad de dirimir las diferencias mediante el diálogo y el respeto mutuo.