DaniloEl presidente Danilo Medina reveló ayer aquí ante el Rey vitalicio de España, Juan Carlos I, y empresarios extranjeros y dominicanos, que lo único que le desvela es que siente que lo que hace su gobierno no es suficiente para que más dominicanos puedan vivir decentemente.


Manifestó que está consciente de que el Estado tiene límites para desarrollar el proceso de creación de oportunidades, sobre todo en países como la República Dominicana, con presupuesto limitado por la baja presión tributaria respecto al Producto Interno Bruto.


Sin embargo, sostuvo que las autoridades crean las condiciones para continuar reduciendo la pobreza en el país, que, según dijo, es de 35 de cada 100 dominicanos. Dijo estar convencido de que el Estado debe asistir, aunque sea temporalmente, a quienes por sus propios medios no están en condiciones de satisfacer sus necesidades mínimas, justificando así lo que reveló como su única adicción: “Crear oportunidades de progreso para los que viven en la pobreza y la marginalidad”.


Medina dijo que es un servidor público con los pies sobre la tierra, y que el principal error que puede cometer un Presidente latinoamericano es pensar que los liderazgos políticos son los llamados a construir el progreso económico de la región. Confesó que antes de ser Presidente, envidiaba a los empresarios por la posibilidad que tenían de iluminar el rostro de la gente, al generar empleos.


Sostuvo que es un compromiso del liderazgo político derribar las barreras que impiden a la iniciativa privada construir el progreso económico de la nación y del continente. Destacó que en su administración, las políticas públicas están bien estructuradas y son consistentes con el envío de señales a los sectores productivos.


“Es por eso que desde que asumí la Presidencia de la República, en agosto del 2012, he dedicado una buena parte del tiempo de nuestra administración a desmantelar las trabas y barreras que limitan las decisiones de inversión privada”, resaltó el Jefe de Estado dominicano.