ManicuristasEl gobernador de Nueva York, Estados Unidos, Andrew M. Cuomo, ordenó investigar los abusos y los riesgos a la salud a los que son sometidos miles de personas que trabajan en centros de uñas en ese estado.


Cuomo también dispuso medidas urgentes que deberán implementar los salones para proteger a las manicuristas de los productos químicos que utilizan, potencialmente peligrosos para la salud.


La mayoría de las mujeres que se dedican a arreglar y a poner uñas postizas son inmigrantes en condiciones irregulares, las cuales deben trabajar 10 y 12 horas diarias, regularmente incluso sin salarios hasta que el dueño del salón decide contratarlas después de un período de tres meses, cuando considera que están capacitadas para desempeñar el trabajo, según varios reportajes del diario New York Times.


Incluso ya contratadas, las trabajadoras reciben un salario de treinta dólares diarios, muy por debajo del salario mínimo, “sufren toda clase de humillaciones, como castigo por transgresiones menores, vigilancia de vídeo constante de propietarios, incluso el abuso físico”, cita The New York Times, medio que señala, además, que “los empleadores rara vez son castigados por la mano de obra y otras violaciones”.


Los reportajes señalan, según estudios, los riesgos a la salud de las personas que diariamente y por muchas horas manipulan ingredientes utilizados para embellecer uñas de pies y manos, incluido el cáncer, tos que nunca desaparece, enfermedades de la piel y aborto involuntario.


Entre las medidas dispuestas por el gobernador, figuran que los salones publiquen avisos públicamente que informan a los trabajadores de sus derechos, “entre ellos el hecho de que es ilegal trabajar sin salario o pagar dinero por un trabajo – una práctica común en la industria de los salones de uñas, de acuerdo con los trabajadores y los propietarios”. Los avisos estarán en media docena de idiomas.


Las medidas de emergencia anunciadas el domingo se convertirán en permanente en los próximos meses, dijo la oficina de Cuomo. Bajo las nuevas reglas, manicuristas deben usar guantes para reducir los riesgos de contraer enfermedades de la piel, tales como infecciones por hongos y verrugas, y el desarrollo de quemaduras por el manejo de productos químicos.