CHINA-SWITZERLAND-ENVIRONMENT-AVIATION-ENERGYCinco días, cinco noches, un piloto y nada de combustible; el Solar Impulse, el avión que intenta volar alrededor del mundo impulsado solo por el sol. La aventura ya empezó en lo que parece la etapa más difícil de su viaje alrededor del mundo.


El viaje de 8.000 kilómetros desde Nankín, China, hasta Hawái —apodado el “momento de la verdad” por los pilotos alternos, Andre Borschberg y Bertrand Piccard— fue retrasado varias veces a causa de las malas condiciones sobre el Pacífico.


El equipo dijo que un frente frío sobre el océano creó “una ‘muralla’ de nubes y tormentas que se extiende desde Taiwán hasta más arriba de la costa este de Japón”, pero se abrió una oportunidad en el clima, lo que permitió el despegue del avión experimental. Pero eso quedó atrás, en la bitácora de vuelo. Y desde el océano empezaron los trinos de la aventura.