Una joven vivió uno de los bochornos más grandes de su vida en, paradójicamente, uno de los días más importantes para toda persona. La joven vivía su graduación de la secundaria Mansfield Highen Texas, Estados Unidos, en donde quiso usar unos zapatos que no le quedaban del todo cómodos.


De hecho, en el momento en que la estudiante se dirige a recibir su galardón, le era muy difícil caminar, provocando una aparatosa caída frente a todos los asistentes al evento.