IncendioEl fuego forestal que afecta miles de tareas en diferentes secciones de este municipio continuaba ayer tarde, aunque las brigadas del Ministerio de Medio Ambiente, Cruz Roja Dominicana, Cuerpo de Bomberos, Defensa Civil y voluntarios lograron controlar gran parte de las llamas que amenazaban con extenderse hasta los sectores residenciales colindantes con las montañas.


Mientras tanto, decenas de personas han tenido que ser nebulizadas por la gran cantidad de humo que han inhalado. En el liceo secundario Gastón Fernando Deligne, así como otras escuelas próximo al siniestro, suspendieron las clases ayer. Doce estudiantes de ese centro educativo fueron atendidos en el hospital público y despachados. A las labores de extinción del siniestro se han sumado varias brigadas de Control de Incendios Forestales de Azua, Pedernales, La Vega y Santiago de los Caballeros.


Los voluntarios y efectivos militares enfrentan el resurgimiento de los focos de fuego con colines, hachas, mochilas, picos, palas y también con botellitas de agua. Miguel Ángel Soto, capataz de la brigada de 16 forestales de Azua, declaró que son miles de tareas las afectadas por los siniestros. Indicó que las altas temperaturas y la gran fuerza de los vientos que soplan en las montañas hacen un tanto difícil extinguir por completo el siniestro. “Cuando creemos que hemos acabado en una zona, entonces resurgen las llamas, y poco a poco se quema la vegetación”, precisó Soto.