Google IncGoogle Inc. informó el lunes que sus autos sin conductor se vieron involucrados en 11 accidentes de tránsito desde que comenzó a experimentar con la tecnología hace seis años.


La compañía difundió la cifra después que The Associated Press publicara que Google había notificado a las autoridades de California de tres colisiones que los vehículos sin conductor de la firma habían tenido desde septiembre, cuando enterar de los accidentes a las agencias pertinentes se convirtió en un requisito legal en las autorizaciones para efectuar las pruebas en vialidades públicas.


El director del proyecto de coches sin conductor de Google escribió en un mensaje en internet que los 11 accidentes fueron menores: “ligero daño, sin heridos”, y que ocurrieron en recorridos de prueba que acumulan 2,7 millones de kilómetros (1,7 millones de millas), incluidos casi 1,6 millones de kilómetros (un millón de millas) en piloto automático.


“En ninguna ocasión el vehículo sin conductor fue causante del accidente”, aseveró Chris Urmson, de Google. “Causante” es una palabra clave: Al igual que Delphi Automotive cuando uno de sus dos vehículos de prueba tuvo un accidente en octubre, Google afirmó que sus unidades no habían tenido la culpa.


Delphi envió a la AP un informe del accidente en el que muestra que su vehículo fue golpeado; sin embargo, Google no ha difundido públicamente sus materiales, así que tanto entusiastas como detractores de la nueva tecnología sólo tienen disponible la palabra de la compañía sobre lo sucedido.


El Departamento de Vehículos Automotores de California dijo que no podía difundir detalles de los informes sobre los accidentes. Esta falta de transparencia supone un problema para los detractores, a quienes interesa que se permita al público observar el desarrollo de una tecnología que sus mismos creadores reconocen aún no es perfecta. John Simpson, director del proyecto de privacidad del organismo sin fines de lucro Consumer Watchdog, dijo que el objetivo final de Google es un vehículo sin volante ni pedales.


En un vehículo con estas características la persona a bordo no podría tomar el mando si el coche se sale de control, una situación que “es incluso más importante que la difusión pública de los detalles de cualquier accidente, a fin de que la gente pueda saber qué rayos está sucediendo”.


En su informe del accidente, Delphi mostró los ligeros daños que tuvo en el frente su Audi SQ5 de 2014. La unidad aguardaba para dar vuelta a la izquierda cuando lo golpeó otro vehículo. El vehículo de Delphi no circulaba en piloto automático en ese momento, dijo la portavoz de la firma Kristen Kinley.


Otras compañías cuyos autos están autorizados para las pruebas dijeron a la AP que no habían tenido accidentes. En conjunto, 48 vehículos tienen permisos para efectuar recorridos de prueba en carreteras del estado. Google es prominente porque tiene equipadas 23 camionetas Lexus con tecnología que les permite prescindir del conductor humano.


Cuando le preguntaron la semana pasada si sus vehículos estuvieron involucrados en los otros tres accidentes, Google reconoció “algunos de índole menor, ligeros daños, sin lesionados, a la fecha causados por error humano y falta de atención humana”. El lunes, Urmson difundió en internet un informe más completo de los accidentes que se remontan a los orígenes del programa en 2009.


Las autoridades de California habían informado de un total de cuatro accidentes desde septiembre, sin abundar sobre su naturaleza ni su severidad, con el argumento de que una ley estatal vigente desde hace mucho tiempo obliga a que los informes sobre colisiones sean confidenciales.