AguaLa fuerte sequía que afecta a Boca Chica y zonas aledañas ha causado una merma en la producción de agua potable, lo que ha forzado a la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Boca Chica (Coraabo), a crear un plan contingencia para llevar el líquido a los barrios de la localidad y sus zonas aledañas.


En un recorrido de supervisión realizado por el director ejecutivo del organismo, Fermín Brito, se pudo observar que los tres ríos que sirven de soporte con el agua potable se encuentran seriamente mermados en su caudal y otros totalmente secos.


Brito dijo, en nota de prensa, que más de 20 lagunas tradicionales de la zona de Boca Chica han desaparecido, lo que mueve a preocupación por parte de las autoridades que manejan el agua en esa zona, manifestando que su desaparición se debe a que el caudal de los ríos ha bajado de una manera sorprendente.


“Luego de cuatro meses sin llover en esta zona, os embalses se encuentran totalmente vacíos y hemos tenido que implementar este plan porque con esto no nos podemos quedar de brazos cruzados”, explicó Fermín Brito. Los ríos Brujuela, Casuí Caganche y Tosa, han perdido su caudal producto de la falta de lluvia que esta afectando todo el territorio nacional, de la cual Boca Chica no ha escapado.


Fermín Brito dijo que ha tenido que disponer de camiones cisternas para llevar agua a los barrios que se encuentran sin abastecimiento y sus embalses de reservas vacíos.