EEUUEstados Unidos expresó este domingo su “profunda preocupación” por la condena a muerte en Egipto del depuesto presidente islamista Mohamed Mursi y otras cien personas, señaló una fuente del Departamento de Estado.


Mursi, derrocado por el ejército en 2013, fue condenado el sábado a la pena capital por actos violentos y por fugarse de prisión durante la rebelión de 2011 contra el régimen de Hosni Mubarak. Igualmente fueron condenados a muerte un centenar de acusados, entre ellos varios dirigentes de los Hermanos Musulmanes.


“Siempre nos hemos pronunciado contra la práctica de juicios masivos y condenas que se hacen de forma inconsistente con los compromisos internacionales de Egipto y el respeto de la ley”, señaló la fuente, un alto funcionario del Departamento de Estado.


La sentencia contra Mursi también fue cuestionada por el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y por Amnistía Internacional. “La pena de muerte se ha convertido en la herramienta favorita de las autoridades para eliminar a la oposición política”, agregó esa organización de defensa de los derechos humanos con sede en Londres.


Mursi, quien enfrenta otros dos procesos -uno por “desacato a un tribunal” y otro por dar información clasificada a Catar- fue derrocado en julio de 2013 por el ex jefe del ejército y actual presidente, Abdel Fattah al Sisi, tras un año en el poder.


Desde entonces, las autoridades han emprendido una dura represión contra el movimiento político del expresidente. Mursi ya había sido condenado a 20 años de cárcel en abril en un primer proceso, por incitar a reprimir a manifestantes opositores el tiempo que estuvo en el poder, entre 2012 y 2013.