DominicanoEl amor que profesaba el dominicano Carlos Rafael Flores, de 31 años de edad, por su madre Alina Flores, de 59, era tan fuerte que decidió suicidarse al ver a su progenitora muriendo a causa de un cáncer terminal que la abatió durante varios años.


Flores, quien era hijo único, se quitó la vida tres horas antes de que su mamá expirara en la residencia de ella, en el suburbio Jupiter en Pompona Beach (Florida).


Un pariente del suicida encontró a Flores sin vida y llamó a la policía. Cuando los agentes llegaron encontraron un frasco de fármacos no especificados, al lado del cadáver.


El trágico hecho de profundo amor entre hijo y madre, se produjo el domingo 26 de abril y ambos fueron velados el miércoles 29 en la funeraria Fred Hunters, situada en el 6301 de la calle Taft en Hollywood (Florida). “Carlos Rafael amaba tanto a su madre que no pudo resistir verla agonizando a causa del cáncer y decidió quitarse la vida, tres horas antes de que ella muriera”, confirmó un allegado a la familia a este reportero que pidió anonimato.


Las familias de la madre y el hijo muertos, está devastada. Alina tiene una hermana que reside en el Alto Manhattan y viajó a Florida para el velatorio y el entierro. Carlos Rafael dejó en la viudez a su esposa Loraynne Cristina Flores y a los hijos de la pareja Eddie, Nicolás, Carolina y Carlos.


También le sobreviven su padre Rafael Flores y su hermana Paulina Leite (Chris), además de numerosas tías, sobrinos y primos. Era hijo único de la difunta madre, quien dejó a su esposo y ahora viudo Rafael Flores, su hija Paulina Leite, su hermana Germania Díaz, cinco nietos que son Eddie, Nicolás, Carolina, Carlos Flores y Kevlar Leite.


Los funerales se llevaron a cabo entre las 12:00 del mediodía y las 2:00 de la tarde en la misma funeraria y los restos de ambos, fueron sepultados en el cementerio Hollywood Memorial Gardens Oeste.