PediatriaEl director de la unidad Ortopedia Pediátrica del Hospital Traumatológico Darío Contreras, ha denunciado en innumerables ocasiones la falta de espacio físico y de materiales que les impiden brindar un buen servicio. Asegura que las camas y camillas no alcanzan para atender la gran cantidad de pacientes que acuden en busca del servicio, lo que obliga al personal de salud a ubicar hasta cuatro pacientes en una camilla.


Las salas de recuperación y de cuidados intensivos pediátrico fueron descartadas, para dar paso en ese espacio al área de internamientos, donde no hay capacidad para aumentar el número de camas, y se ha convertido en una rutina tomar los pasillos para colocar los pacientes, lo que hace difícil que estén con sus padres u otros familiares.


Cuando un infante requiere de cuidados intensivos, no les queda otra opción que referirlos al Robert Reid Cabral, lo que pone en riesgo la salud del niño, porque a veces el hospital infantil carece de camas para ingresarlo. Desde el 2007, los médicos esperan por un pabellón de internamiento, el cual fue previsto en la reestructuración del hospital Darío Contreras, y luego excluido del plan de remodelación.