DerechosEn una réplica de la película “El Planeta de los Simios”, abogados especializados en derechos humanos, están defendiendo “con uñas y dientes” esa prerrogativa a chimpancés que son mantenidos en un laboratorio de Brooklyn y denunciaron que la situación de los animales, se puede comparar “con la época de la esclavitud”.


Los juristas, estuvieron el martes en una audiencia en la Corte Suprema Estatal de Manhattan, donde expresaron que “hemos tenido una historia de cientos de años, que dice que a los negros se les esclavizó y se les negó la libertad y eso no está bien. No funcionó”.


El abogado Steven Wise, director ejecutivo de la organización Proyecto de Derechos Humanos, encabeza la defensa de los chimpancés y pidió al juez conceder un recurso de Habeas Corpus a los monos, tal y como se hace con los humanos. Dijeron que al menos dos chimpancés viven en un laboratorio de la Universidad Stony Brook y tienen ocho años de edad en el condado Suffolk, llamados “Hércules” y “Leo” y se debe declarar como ilegal su confinamiento.


El abogado Wise, sometió de nuevo el caso ante la jueza Barbara Jaffe, después de perder batallas legales en tres ocasiones. “Hubo momentos en que los tribunales de los Estados Unidos no reconocieron a los nativos americanos como personas jurídicas”, agrega el abogado.


Wise precisa que “los chimpancés son seres autónomos, son auto conscientes que puedan entender lo que otros están pensando, tienen lenguaje y planean lo que van a ser en sus vidas”. “Condenar arbitrariamente a un ser autónomo a la esclavitud, podría corroer los derechos humanos que los humanos pensaban que teníamos”, expuso el abogado.


“Encerrar a los chimpancés, puede ser incluso, peor que encarcelar a los seres humanos, porque ni siquiera saben por qué están ahí”, manifestó el jurista. El abogado Christopher Coulston de la Oficina del Procurador General del Estado que representa a la universidad, respondió que el término “esclavitud” en relación a los chimpancés, “está fuera de lugar”.


Dijo que Wise y su grupo nunca han conocido a los animales que están en el laboratorio universitario “y realmente no saben nada acerca de las condiciones en las que los mantienen”. La jueza dejó entrever que podría fallar en favor de los derechos de los chimpancés, calificando el Habeas Corpus como “una potente y amplia herramienta sujeta a la interpretación expansiva”.