DominicanoSamuel Castro, un ex destacado jugador dominicano de fútbol americano en la Escuela Secundaria North en Worcester (Massachusetts), fue asesinado de un balazo en el pecho en una calle de esa ciudad. El crimen fue perpetrado por desconocidos el martes en la noche y todavía la policía de Worcester, no tiene ningún sospechoso en relación al homicidio.


Castro, de 18 años de edad, expiró el miércoles en el hospital donde fue transportado en ambulancia, sucumbiendo a la bala en el pecho. Familiares y amigos lo describieron como un buen muchacho, amante de los deportes e incluso, también practicaba béisbol.


Una vigilia se llevó a cabo en la escena del crimen, donde su madre Margarita Maldonado, hermanos, hermanas, primos, amigos y vecinos, reclamaron justicia y que la policía aclare el asesinato de Castro a brevedad. Cercanos a la víctima admitieron que también tuvo defectos, pero recordaron que nunca le negó una sonrisa a nadie.


Sus hermanos Brian Benoit y su hermana Fe González, ella residente en Brooklyn, pidieron a los jóvenes envueltos en delitos que den un paso atrás. “Ustedes son jóvenes y tienen todo el mundo por delante”, dijeron los parientes de Castro.


“Tiene que llegar el momento en que esta violencia debe parar”, añadieron. La madre tenía una camiseta del equipo de fútbol de la escuela en el que había jugado Castro. “El fue apoyado y era amado y la gente ha venido a presentarle sus respetos”, dijo la señora Maldonado.


La víctima asistía a la iglesia cristiana “Centro de Adoración Calvario”. Varios amigos del muerto lloraron en la vigilia y se abrazaban unos a otros, pero muchos mostraban su ira por el crimen. Flores, velas, velones y mensajes escritos fueron llevados por muchos de los participantes en la vigilia.


Un vecino residente en el área donde cayó Castro, le dijo a la policía que escuchó dos disparos a eso de las 10:20 de la noche del martes. La muerte del dominicano es la tercera por asesinato en lo que va de año que se perpetra en Worcester.