CAsesinan a machetazos a otro bloguero ateo en BangladeshEl fanatismo religioso vuelve a descargar su ira sobre quienes cuestionan, con el uso de la palabra, el fundamentalismo de la fe en Bangladesh. Este martes, un grupo con el rostro cubierto ha asesinado brutalmente a un bloguero secular, el tercero en lo que va de año, según informó la policía.


Ananta Das Bijoy, de 31 años, salió por la mañana de su casa en la ciudad de Sylhet, al noreste del país, cuando fue interceptado por cuatro asaltantes enmascarados armados con machetes. “Lo apuñalaron indiscriminadamente y lo dejaron tirado en el suelo sobre las 9 de la mañana. Herido gravemente, Bijoy yació allí unos 20 minutos hasta que los vecinos corrieron en su ayuda”, dijo Gousul Hossain, jefe de policía en la comisaría de Sylhet Airport, citado por el periódico local ‘The Daily Star’. Su muerte se confirmó en el hospital al que fue trasladado posteriormente.


Además de trabajar en una sucursal bancaria, Das Bijoy escribía en Mukto-Mona, una página web que coordinaba Avijit Roy, el primer bloguero asesinado este año por fanáticos islamistas que tienen en el punto de mira a escritores independientes.


“En los últimos meses, recibió amenazas de los extremistas por sus escritos. Él estaba en su lista negra”, dijo Debasish Debu, amigo de Das, a la agencia Afp. Según Imran Sarker, líder de una asociación bangladesí de blogueros, Das Bijoy era ateo y escribía también en una revista de ciencia.


Avijit Roy, librepensador estadounidense de origen bangladesí, fue asesinado a machetazos en febrero en la universidad de Dhaka durante la feria del libro de la capital bangladesí. Un mes después, Washiqur Rahman corrió la misma suerte a 500 metros de su casa. La policía detuvo a un islamista por el caso de Roy y a dos estudiantes de una madraza (escuela coránica) por el de Rahman.


La semana pasada, la rama de Al Qaeda en el subcontinente indio se atribuyó la responsabilidad del asesinato de Roy a través de un vídeo. Los ciberactivistas denuncian que el gobierno de la Liga Awami no está haciendo lo suficiente para frenar esta caza de brujas a manos de extremistas religiosos contra los escritores independientes.