ArrestanNueve directivos de la FIFA y cinco empleados del organismo fueron detenidos por conspiración y corrupción, entre ellos el uruguayo Eugenio Figueredo, el brasileño José María Marín, el costarricense Eduardo Li, el venezolano Rafael Esquivel y el nicaragüense Julio Rocha, según anunciaron autoridades judiciales de Estados Unidos.


La secretaria de Justicia, Loretta Lynch, explicó que se trata de una investigación que “se extiende al menos a lo largo de dos generaciones de directivos del fútbol, sospechosos de haber abusado de sus posiciones para hacerse con millones de dólares en sobornos y retrocomisiones”.›‹


Como parte del caso también se produjo un registro en las oficinas de la CONCACAF (Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol) en Miami (Florida). Se recuerda que por el mismo expediente, las autoridades suizas detuvieran a siete directivos del mundo del fútbol en un hotel de Zúrich, poco antes del Congreso anual de la FIFA.


Entre los detenidos están Figueredo, Marín, Li, Esquivel y Rocha junto al trinitario Jeffrey Webb, vicepresidente de la FIFA y actual presidente de la CONCACAF y su adjunto Costa Takkas de Islas Caimán, según un comunicado del departamento de Justicia estadounidense.


Otros de los implicados son el paraguayo Nicolás Leoz, que presidió la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) hasta 2013. Los cargos también implican a Alejandro Burzaco de la empresa Torneos y Competencias y Aaron Davidson, presidente de la empresa Traffic Sports USA, así como Hugo y Mariano Jinkis, directivos de Full Play Group.


Los señalamientos guardan relación con casos de corrupción en el curso de las dos últimas décadas y que tendrían que ver con las atribución de sedes para los Mundiales, los derechos de mercadeo y televisión por los cuales incurrieron en delitos como fraude, estafa y lavado de dinero.