Germany Expects More Refugees In 2015Carlos toma a su hija Sofía de cinco años, hace unos pases mágicos con sus herramientas: cepillo, ligas para el cabello y prendedores y en menos de 10 minutos, la niña sale contenta con un peinado que pareciera hecho por una estilista profesional.


“Siempre ha sido así”, dice Lucía, esposa de Carlos y mamá de Sofía. “La peina mejor que yo”. Lucía es mercadóloga y Carlos amo de casa. De acuerdo con el censo poblacional de 2010, Lucía y Carlos no son los únicos que intercambian roles. La tendencia de los “amos de casa” se duplicó en los últimos 20 años, hasta llegar a 1,6 millones de hogares biparentales (los dos padres están presentes) y donde la jefa de familia es la mujer.


Aunque las mujeres en general siguen percibiendo en promedio 13,6% menos que los hombres, según la OCDE, también es cierto que 30% de las mujeres ganan más que sus parejas, de acuerdo con una encuesta del portalTrabajando.com. “Además, la mayoría de los casos ellas conservan su trabajo y se administran mejor en cuestiones de dinero”, dice Margarita Chico, directora general del portal.


Los hombres se dedican al hogar por alguna de las siguientes razones: por tener trabajos flexibles que pueden realizar desde su casa, pérdida de trabajo, porque su pareja gana más que ellos o por desear pasar más tiempo con los hijos, explicó Ana Paola Bravo, especialista de la consultoría en mercadotecnia De la Riva, la cual registró la “microtendencia” en México desde 2010.


“Los hombres están probando actividades que tradicionalmente son femeninos. La masculinidad se están reinventando”, dice Bravo. Los “amos de casa”, ya sea por acuerdo de la pareja u orillados por el desempleo, son una tendencia global. Incluso en diferentes países están organizados, como en el caso de la Asociación de Hombres Amos de Casa, en Italia, o la Asociación de Amas de Casa y Consumidores, en España, o la Red Nacional de Papás en Casa, en Estados Unidos, que incluso celebran una gran reunión anual.