AlemaniaEl Gobierno alemán se mostró satisfecho hoy con la propuesta de la Comisión Europea (CE) de crear un sistema de cuotas para la distribución de demandantes de asilo en la Unión Europea (UE) y llamó a la acción ante la trágica situación en el Mediterráneo.


El portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, subrayó en una rueda de prensa que el gobierno está contento y aplaude que la CE presente una nueva estrategia sobre inmigración, que propone además la absorción de refugiados de terceros países.


Agregó que lo que le importa a Berlín es “un reparto justo de refugiados”, pero también la lucha contra las redes que trafican con inmigrantes y la cooperación con los países de origen y de tránsito de las personas que llegan a Europa en busca de asilo.


Ante la trágica situación actual en el Mediterráneo, que se cobra la vida de miles de inmigrantes que arriesgan sus vidas para cruzar sus aguas, el portavoz del Gobierno alemán llamó a “actuar con urgencia” y a tomar medidas en materia de salvamento de refugiados y de lucha contra las redes de trafico de personas.


En tanto, la responsable de Asuntos de Inmigración, Integración y para los Refugiados, Aydan Özoguz, calificó la propuesta anunciada hoy por la Comisión Europea de “paso en la dirección correcta”. “Ya era hora de que Europa quiera abrir vías seguras adicionales de acceso para los refugiados”, señaló en un comunicado.


Al mismo tiempo, subrayó la necesidad para los que buscan asilo y están ya en territorio europeo de una “política de asilo común europea realmente solidaria”. Agregó que no sólo hay que apostar por un reparto de los solicitantes de asilo en todo la UE, sino que también es necesario encontrar un mecanismo de compensación financiera, y calificó de “todavía más lamentable” que algunos estados de la UE continúen oponiéndose a un reparto solidario de demandantes de asilo.


“La cuestión de los refugiados y de la inmigración son temas centrales en la UE y cada país miembro tiene la responsabilidad legal y moral de contribuir”, señaló Özoguz, y agregó que, sin una política de asilo apoyada por todos los estados miembros, la UE pierde crédito.