DelfinLos acuarios en Japón prometieron el miércoles dejar de adquirir delfines capturados en una sangrienta cacería anual en el poblado de Taiji que fue mostrada en el documental ganador de un Oscar “The Cove” y que ha causado indignación mundial.


La decisión de la Asociación Japonesa de Zoológicos y Acuarios sigue a una decisión adoptada el mes pasado por la Asociación Mundial de Zoológicos y Acuarios (WAZA, por sus siglas en inglés) de suspender la membresía de Japón. WAZA, con sede en Suiza, dijo que la cacería Taiji es “cruel” y se decidió que ninguno de sus integrantes debe adquirir delfines de esa manera.


En la cacería anual en el poblado de Taiji los delfines son asustados con golpes, encerrados en una caleta y arponeados para que su carne pueda ser consumida. Los de mejor aspecto son vendidos a acuarios. En una carta a WAZA, el grupo japonés, que comprende 89 zoológicos y 63 acuarios, dijo que se apegará a la decisión del organismo mundial. “Es nuestro deseo que JAZA siga perteneciendo a WAZA”, dijo el presidente Kazutoshi Arai en una carta enviada a Lee Ehmke, presidente de la agrupación global.


La campaña contra la cacería Taiji atrajo a estrellas de Hollywood y al grupo que defiende a las ballenas Sea Shepherd. Autoridades en Taiji, un poblado pesquero en el centro de Japón, y los pescadores consideran la cacería una tradición, y dicen que comer carne de delfín no es diferente de la carne de pollo o res.