DetenidosLa policía detuvo a 10 sospechosos de matar a un oso panda salvaje y vender su carne en la provincia de Yunnan, en el sureste de China, informó la cadena estatal del país. La policía fue alertada en diciembre pasado sobre la venta ilegal de carne de oso, pero otras pruebas de investigación y de ADN mostraron un descubrimiento alarmante, según el informe.


“Nos dimos cuenta de que era un caso grave cuando los resultados de la prueba arrojaron que era oso panda. Para ser prudentes les pedimos que ejecutar las pruebas de nuevo, y se confirmó, se trataba de oso panda”, dijo Shi Qin, director de ciencia forense del Departamento de policía de Yunnan en una entrevista con la Televisión Central china.


Tres de los 10 sospechosos fueron detenidos formalmente. Dos de ellos, hermanos de apellido Wang, confesaron a la policía que le dispararon a un panda hembra en un árbol sin saberlo, pensando que solo era un “animal grande.” Más tarde vendieron 35 kilogramos de carne y las patas de la panda por 4.800 yuanes (unos 773 dólares).


La policía descubrió la piel de un oso panda, partes de un cráneo y otros restos en la casa de los detenidos. Los pandas gigantes son una de las especies más amenazadas del mundo. El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) estima que 1.800 pandas viven en estado salvaje.