Al menos 15 personas han muerto y ocho han quedado heridas este lunes en el Estado de Jalisco (oeste de México) tras una emboscada de un grupo criminal contra un convoy de la Fuerza Única de Jalisco, principal órgano de seguridad de esta región, según fuentes oficiales citadas por medios mexicanos.


El enfrentamiento ocurrió sobre las tres de la tarde cerca del pueblo de Soyatán en la carretera Mascota-Las Palmas, entre dos lugares clave del Estado de Jalisco: Puerto Vallarta, su punto costero turístico de referencia, y Guadalajara, su capital y segunda ciudad más grande de México, situados a 300 kilómetros de distancia.


El convoy iba en dirección a Guadalajara. Los delincuentes habrían usado vehículos en llamas para cortar la carretera y emboscar a la policía, disparándole desde cerros con fusiles de asalto.


De acuerdo con medios locales entre las víctimas hay tanto oficiales como atacantes, pero de momento no hay confirmación oficial de este extremo. La Fiscalía de Jalisco se ha limitado a informar de que varios agentes “han resultado heridos de bala”.


Según información de la agencia EFE, fuentes del Gobierno de Jalisco presumen que el atentado podría estar relacionado con la investigación sobre el ataque del lunes pasado contra el Comisionado de Seguridad de Jalisco, Alejandro Solorio, también a balazos, y también cuando el funcionario se desplazaba en convoy oficial.


El vehículo del Comisionado estaba blindado y Solorio salió con vida. Cuatro personas han sido detenidas por este ataque.


La Fiscalía de Jalisco ha señalado que, a su vez, el atentado contra Solorio pudo ser una represalia por la muerte de Heriberto Acevedo Cárdenas ‘El Gringo’, líder del Cartel Jalisco Nueva Generación, abatido junto a dos compinches el 23 de marzo en un tiroteo con agentes de la Fuerza Única, cuerpo que agrupa bajo su mando central a todas las policías municipales de Jalisco.


Este martes, según medios locales, también ha sido asesinado a tiros Miguel Ángel Caicedo, jefe de policia del municipio de Zacoalco de Torres. Este es el municipio donde cayó Acevedo Cárdenas, el cabecilla del Cartel Jalisco Nueva Generación, un grupo de nuevo cuño que en los últimos años se ha hecho fuerte en el flanco oeste de la geografía del crimen mexicana.


Jalisco es uno de los cuatro Estados que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, señaló en noviembre como prioritarios en su estrategia de seguridad nacional. Desde marzo de 2013, más de 70 funcionarios han sido asesinados en Jalisco.


De esos cuatro Estados, uno de ellos está en el noreste de México, Tamaulipas, y los otros tres, Jalisco, Guerrero y Michoacán, son Estados del Pacífico mexicano. Guerrero linda con Michoacán yMichoacán linda con Jalisco.


Si bien dentro de este trío Jalisco ha tenido más estabilidad que los otros dos (en Guerrero tuvo lugar lamatanza de Iguala, en Michoacán el conflicto de las autodefensas), su actual cadena de violencia confirma a todo este conjunto regional como un reto apremiante para el ejecutivo de Peña Nieto.


Fuente: El Pais