Turquia


Las autoridades turcas empezaron a deportar a Gran Bretaña a nueve ciudadanos británicos detenidos cuando intentaban entrar en Siria, dijo el martes una fuente turca.


Uno de los miembros del grupo, hijo de un político británico, fue expulsado el lunes por la noche. La policía británica dijo que el joven fue arrestado a su llegada al aeropuerto de Birmingham sospechoso de un delito de terrorismo.


Shakil Ahmed, concejal del Partido Laborista en Rochdale, en el noroeste de Inglaterra, identificó al hombre de 21 años como su hijo, Waheed Ahmed.


Se espera que los otros ocho vuelen el martes desde Anatolia, en el sur de Turquía, hacia Manchester.


La fuente, que habló bajo condición de anonimato al estar sujeta a normas que prohíben hacer declaraciones sin autorizaciones previas, dijo que los británicos habían pagado sus propios billetes.


El grupo fue detenido el 1 de abril en la provincia de Hatay, que hace frontera con Siria. Se trataba de tres hombres, dos mujeres y cuatro niños de entre 1 y 11 años.


Se trata del último de los casos recientes de ciudadanos británicos – incluyendo adolescentes de 15 años – que intentan llegar a zonas de Siria controladas por el grupo Estado Islámico.