EEUU


La Corte Suprema de EE.UU. rechazó este lunes la apelación del exsubcontratista del gobierno estadounidense Alan Gross, quien pretendía demandar al Ejecutivo por negligencia a causa de su encarcelamiento durante más cinco años en Cuba.


El alto tribunal desestimó la demanda de Gross, quien pedía 60 millones de dólares con el argumento de que el Gobierno estadounidense no lo había entrenado apropiadamente para enfrentarse a los riesgos que podía correr en Cuba cuando lo enviaron a trabajar allí.


Gross, que fue liberado en diciembre pasado a la luz del anuncio del deshielo entre Estados Unidos y Cuba, que permitió también el envío a La Habana de tres espías cubanos que seguían encarcelados en este país, trabajaba para la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) cuando fue detenido en 2009.


En Cuba fue acusado de espionaje por distribuir ordenadores y móviles a la comunidad judía y en 2011 fue condenado a 15 años de prisión, cinco menos de los que pedía el fiscal.


El pasado dciembre, cuando fue puesto en libertad, Gross recibió 3,2 millones de dólares por parte del gobierno federal como parte de un acuerdo con la empresa con sede en el estado de Maryland para la que trabajaba en el momento de su detención.


USAID indicó que ese pago responde a las reclamaciones pendientes ante la Junta Civil de Apelaciones Contractuales por las reclamaciones no previstas en virtud de un contrato de reembolso de costes con la empresa Development Alternatives Inc, en la que estaba contratado Gross.


La agencia de desarrollo negó que el pago supusiera algún reconocimiento de responsabilidad por el encarcelamiento de Gross, sino que tenía la intención de evitar los costes y riesgos de otros procedimientos legales.