NY


Docenas de seguidores del ahora candidato del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, se congregaron anoche en el local de ese partido en la intersección de las avenidas Carter y East Tremont, en El Bronx, para celebrar el triunfo.


Abinader se impuso a Hipólito Mejía con una victoria de 80.35 %, contra un 15 % del exmandatario.


La comisión electoral de la convención informó que Abinader ganó la contienda aquí, al obtener 2,334 votos, contra 260 de Hipólito Mejía, aunque los seguidores del expresidente anunciaron su retiro de las votaciones, bajo el alegato de dislocamientos en el padrón y otras “irregularidades” y acusando a la dirigencia de Abinader de imponerse “con arbitrariedad y exclusión”.


A Mejía le siguió en cantidad de votos Geanilda Vásquez, quien obtuvo 32, mientras que Amaurys Justo Duarte consiguió 7. Hubo 15 nulos.


Los perremeístas seguidores de Abinader votaron masivamente en el certamen interno realizado durante todo el día en nueve centros electorales, que incluyeron cuatro de los cinco condados y varios suburbios.


Con consignas, abrazos y algunos llorando por la emoción, los seguidores de Abinader invocaron también la integración de sus adversarios a la campaña para mantener la unidad. Las proyecciones daban un 80.35 % a Abinader y un 15 % a Mejía en las votaciones de Nueva York.


Los principales líderes del proyecto Abinader, entre ellos Jairo Guerra, director de prensa y estudiante de Ciencias Políticas en Lehman College, de El Bronx, calificaron el proceso como una fiesta de la democracia y una elección a los adversarios internos y externos.


“Confiamos en que los líderes del PRM se pondrán de acuerdo por un nuevo país, consolidar la convergencia y encaminarnos a la victoria para desplazar al PLD en 2016”, indicó Guerra.


Algunos dirigentes locales del proyecto de Mejía trataban de justificar la derrota. Unos decían que “hubo exceso de confianza” en el equipo de precampaña, algunos que “en el padrón hubo miles de peledeístas, mientras a la gente de Hipólito se les excluyó” y otros que “Abinader repartió mucho dinero para comprar votos que eran de Hipólito”.


No pocos seguidores de Mejía presentaban cara fúnebres y de desencanto por la derrota. Algunos se negaron a hablar con este reportero, diciendo que “esta noche el sentimiento es muy pesado”.