smiley


La famosa cara formada por una boca sonriente y dos puntitos para los ojos sobre un círculo amarillo fue creada en 1963 por Harvey Ball, copropietario de una firma de publicidad y relaciones públicas, con fines pacificadores.


Tras la fusión de dos compañías de seguros, se produjeron fuertes desavenencias entre los empleados de la empresa resultante, por lo que el vicepresidente encargó a Ball un símbolo que pudiera utilizarse en una “campaña de amistad” y que los empleados pudieran llevar en una chapa. Este tardó menos de diez minutos en dibujar la cara, y cobró 45 dólares por su trabajo.


Del pedido inicial de cien chapas se pasó a miles en unas pocas semanas, y a millones en cuestión de meses. Para 1971, se habían vendido más de 50 millones de smileys, convertidos ya en uno de los iconos de la cultura popular del siglo XX.