Casa


Tiana Medina abandonó hace tres años su vivienda en el sector La Barquita de Los Mina, para que la condición de vulnerabilidad en la que vivía no deteriorara la salud de su hijo asmático. Decidió alquilar su casa, y mudarse al sector El Bonito de San Isidro.


Ella, al igual que un grupo de moradores, que aseguraron ser propietarios de viviendas en esa barriada, protestó ayer frente a la Oficina de la Unidad Ejecutora para la Readecuación de La Barquita y Entornos (URBE), del referido barrio, para reclamar que se les asigne, como a los inquilinos, una casa en el proyecto habitacional “La Nueva Barquita”.


“Somos propietarios del nuevo proyecto La Barquita. Pero no residimos en nuestra residencia, la tenemos alquilada por ciertas circunstancias… por enfermedad o incomodidad para ir a trabajar”, explicó el vocero de los antiguos residentes del barrio, Eladio Madé.


En ese sentido, cuestionó que por supuesta orden del padre Gregorio Alegría, enlace de la comunidad con la Comisión de Readecuación, sólo reciban viviendas en el sector La Javilla de Sabana Perdida (municipio Santo Domingo Norte) los inquilinos.


“Somos propietarios, no queremos dinero”; “No queremos dinero, lo que queremos es casa”, y “La Barquita unida, jamás será vencida”, fueron las consignas que vociferaron los antiguos moradores de la vulnerable barriada, expuesta a inundaciones por desbordamiento del río Ozama.


Otro caso es el de Grecia Ogando, quien hace cuatro años rentó su casa por RD$600. “Yo salí de ahí porque mi mamá está casi inválida. Pido que me den mi casa… no estoy en contra de los inquilinos”.