Procurador


El procurador general de la República declaró hoy que no responderá a la “andanada de improperios” lanzada en su contra por el presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), quien entre otras imputaciones lo calificó de inmaduro, irreflexivo, irrespetuoso y de exacerbar a la sociedad.


El doctor Francisco Domínguez Brito dijo que no es prudente responderle al doctor Mariano Germán Mejía y garantizó que esa será su postura ante todo el que le pregunte sobre el tema.


Entrevistado previo al inicio del Congreso Antilavado, Transparencia y Delito Electrónico, que organizó Banca América, en el hotel Marriot Santo Domingo, Domínguez Brito se limitó a decir que no le parece prudente responder al presidente de la Suprema Corte de Justicia.


“No me parece prudente responder”, declaró Domínguez Brito ante preguntas de El Nacional respecto a lo dicho en su contra por el presidente de la SCJ, quien dijo que su actitud ante la justicia ha sido inmadura, irreflexiva, irrespetuosa y propia del populismo judicial que lo caracteriza, “cuando de él esperábamos otras actitudes y declaraciones”.


Germán Mejía, quien además preside el Consejo del Poder Judicial (CPJ), leyó ayer una declaración pública y no respondió preguntas de los periodistas y declaró que Domínguez Brito ha evidenciado con sus actitudes y declaraciones no tener fe en la justicia dominicana.


“Solo quien no tiene fe en ella es capaz de ocasionarle daños, como lo ha hecho el procurador general de la República”, precisó Germán Mejía, en referencia a Domínguez Brito.


Sobre el particular, también fue consultado el procurador Domínguez Brito, pero solo se limitó a decir que no es prudente responder al presidente de la Suprema Corte de Justicia.


Germán Mejía acusó a Domínguez Brito de llegar al extremo de llamar a una desobediencia civil contra el Poder Judicial, con una actitud en la que según sus expresiones, niega la esencialidad de su función y desconoce que forma parte de la institucionalidad judicial y de uno de los poderes del Estado.


“Quienes ocupan altos cargos públicos, y en particular en las instancias judiciales, sólo alcanzan niveles aceptables de éxito si tienen fe, conocimiento y madurez, expresada esta última en actos de prudencia y sabiduría”, declaró el presidente de la SCJ en mensaje leído a los medios de comunicación.


“Sólo quien conozca profundamente que el litigio es un conflicto entre dos o más partes a ser dirimido por un tercero imparcial, que es el juez, y en el cual unos ganan, otros pierden y sólo uno tiene la razón: el juez; está habilitado para manejar con tranquilidad profesional y de conciencia un cargo en un Estado social, constitucional y democrático de derecho”, manifestó en su documento Germán Mejía.


Dijo que quien así no lo entienda se llena de pasión y que la pasión ciega y al cegar el conocimiento es conducido a las malas o a las caprichosas interpretaciones de las decisiones.


“Quien carezca de fe no puede conducir con éxito una alta instancia en el área de la justicia. Quien carezca de conocimiento tampoco podrá manejar exitosamente las grandes decisiones. De igual manera ocurre con aquel que carezca de prudencia y sabiduría”, dijo en el documento Germán Mejía.