Pensiones


En República Dominicana, los trabajadores que empiecen a trabajar hoy, con ingresos promedios a lo largo de su visa, recibirán una pensión equivalente al 22.8% de sus ingresos durante su vida laboral, según un reciente informe dado a conocer ayer, lunes, por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).


Ese monto de la pensión para los trabajadores con ingresos promedios consiste en la tasa bruta de reemplazo, definida como el nivel de las pensiones en el momento de la jubilación en relación con los ingresos durante la vida laboral.


De ese modo, República Dominicana cae, junto a Haití, México y Surinam en el “extremo inferior”, entre los 26 países de América Latina y el Caribe, para los cuales el promedio regional es de un 62% del salario.


Mientras que la corona del extremo superior (una pensión mayor al 90% del salario promedio de toda la vida) la llevan Ecuador, Nicaragua, Paraguay y Venezuela, se resalta en el informe titulado “Panorama de las Pensiones: América Latina y el Caribe”, dado a conocer este lunes en Washington, por los tres organismo multilaterales.


Pero en la actualidad, el mayor desafío de la política de pensiones en la región de América Latina y el Caribe es la baja cobertura de los sistemas de pensiones, tanto en términos de proporción de trabajadores que participan en los sistemas de pensiones como la proporción de personas mayores que reciben algún tipo de pensión, de acuerdo al informe.


Se observa que los esfuerzos por cerrar la brecha en términos de cobertura a través de las pensiones no contributivas, están en el centro del debate sobre la política de pensiones en la región, pero que esas políticas podrían plantear desafíos fiscales significativos en las próximas décadas debido a que la población envejece.


De acuerdo a la Agencia EFE, al difundir el informe, el presidente del BID, Luis Alberto Moreno calificó el manejo de las pensiones como el “desafío principal” para construir un sistema de protección social a largo plazo.


Subrayó la urgencia de las reformas ya que la porción de latinoamericanos mayores de 65 años pasará en 30 años del 7% actual a casi el 20%, pero actualmente sólo un 45% de los trabajadores aportan a un plan de retiro.


“Sin reformas, entre 63 y 83 millones de personas carecerán de pensión”, advirtió Moreno, según EFE. “En este momento estamos disfrutando de un bono demográfico que no podemos desaprovechar”, agregó.


Mientras que el mexicano Ángel Gurría, presidente de la OCDE, señaló que actualmente América Latina tiene ocho personas en edad productiva por cada pensionista, pero la tasa disminuirá a 2.5 en 2050.


El estudio concluye que los países de América Latina y el Caribe están intentando lidiar con los problemas de cobertura de diferentes maneras, pero que la tendencia es evidente y la política que parece estar teniendo el mayor impacto es la extensión de las pensiones sociales.


“Este cambio de política tiene implicaciones importantes a largo plazo en aquellos países donde la población está envejeciendo”, indica.