ONU


El año 2014 quedó marcado por estremecedores testimonios de violaciones, esclavitud sexual y matrimonios forzosos a manos de extremistas como los grupos Estado Islámico y Boko Haram, afirmó el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.


En un informe publicado el lunes, el jefe de la ONU expresó su “grave preocupación” por la violencia sexual perpetrada por los grupos armados, incluyendo los que fomentan ideologías extremistas en Irak, Siria, Somalia, Nigeria, Mali, Libia y Yemen.


“La confluencia de crisis traída por el extremismo violento ha revelado una impactante tendencia de violencia sexual empleada como táctica de terror por parte de grupos radicales”, dijo Ban.


El secretario general dijo que los esfuerzos “para degradar o destruir” el grupo Estado Islámico, Boko Haram, al-Shabab, Andar Dine y filiales de Al Qaeda “son una parte esencial de la lucha contra la violencia sexual relacionada con conflictos”.


El informe se centra en 19 países sumidos en conflictos o que tratan de recuperarse de los combates donde se producen formas de violencia sexual como violaciones, esclavismo sexual, prostitución forzosa y embarazos forzosos, sobre todo contra mujer y niñas pero que también afectan a hombres y niños.


El documento enumera 45 grupos en República Centroafricana, Costa de Marfil, Congo, Irak, Mali, Somalia, Sudán del Sur y Siria, así como Boko Haram en Nigeria, que son “sospechosos creíbles de cometer o ser responsables de patrones de violación” en conflicto. Trece de los grupos aparecen por primera vez en el informe.


“Uno de los episodios más alarmantes de 2014”, señala el texto, fue el secuestro el 14 de abril de 276 alumnas de secundaria por parte de Boko Haram, capturadas en una escuela en Chibok, en el norte de Nigeria.


El informe, publicado un día antes del primer aniversario de ese secuestro, señala que a menudo Boko Haram obliga a casarse a las mujeres y niñas a las que retiene, lo que implica violaciones reiteradas.


“El matrimonio forzoso, la esclavitud y la ‘venta’ de mujeres y niñas secuestras son centrales en el modus operandi y la ideología de Boko Haram”, afirmó la ONU. “Las niñas secuestradas que rechazan el matrimonio o el contacto sexual se han enfrentado a violencia y amenazas de muerte”.


Desde mediados de 2014, señala el documento, “hubo un aumento significativo en el número de casos registrados de violencia sexual cometidos por grupos terroristas”, especialmente Estado Islámico, que “emplea la violencia sexual para difundir el terror, perseguir a las minorías étnicas y religiosas y oprimir a comunidades que se oponen a su ideología”.


Por ejemplo, el informe señala que el grupo secuestró a cientos de mujeres y niñas yazidíes en Irak, algunas de las cuales fueron trasladadas a Siria y “vendidas” en mercados como esclavas sexuales. Además, el gobierno iraquí documentó “tres casos de abortos forzosos realizados en función de la etnia de la víctima”.


En Colombia, señaló el informe, “las mujeres que trabajan con comunidades desplazadas y piden la restitución de las tierras han sido atacadas por grupos armados y sometidas a repetidas agresiones sexuales”. En la República Centroafricana se documentaron 2.527 casos de violencia sexual relacionados con conflictos en 2014, y “todos los bandos han empleado la violencia sexual para subyugar y humillar a sus rivales”.


En la región sudanesa de Darfur ha crecido el número de civiles desplazados en el último año, así como los registros de violencia sexual. Y en Sudán del Sur, la violencia sexual sigue siendo rampante, y abarca violaciones en grupo, castración, desnudez obligada y abortos forzosos, todo lo cual se ve “exacerbado por la impunidad y una sociedad militarizada en la que la desigualdad de género es significativa”.


En un apunte positivo, el informe señaló que el gobierno de Congo tomó “medidas sin precedentes”, como procesar a altos cargos por violencia sexual y pagar indemnizaciones a sobrevivientes. Peor al mismo tiempo, en 2014 se produjo un resurgir de la violencia de grupos armados, lo que incluyó un aumento de las violaciones.